Peugeot Traveller: Confort total para ocho

Las puertas laterales correderas son eléctricas y se accionan desde el mando a distancia./
Las puertas laterales correderas son eléctricas y se accionan desde el mando a distancia.

El Peugeot Traveller se convierte en un excelente transporte para pasajeros y equipaje perfecto para familias y empresas

ALEX ADALID

El mercado de los furgones para pasajeros se ha transformando, y si antes eran asientos dentro de un vehículo diseñado para el transporte, ahora estos vehículos tienen tecnología y confort de turismo con el envoltorio de una carrocería de furgón para aprovechar su espacio.

Tecnología de turismo

Este es el caso del Peugeot Traveller, en el que contamos con un motor diésel de 180 CV, caja automática de ocho marchas, puertas de apertura lateral eléctrica, asientos de cuero, los delanteros con regulación eléctrica y función masaje, conectividad a móviles con 'apple car play' o 'android auto', ayudas a la conducción como el control de velocidad con radar de distancia o la instrumentación reflejada en el parabrisas... la verdad es que esta versión Allure tiene todo lo de un turismo premium.

Destaca la tecnología e interior similar a los turismos de la marca, con buena potencia para todos los usos. El precio es ajustado, con una gama que va de los 23.500 a los 43.000 euros para los más equipados

El chasis es el mismo que el del SUV Peugeot 5008, aumentado y reforzado para un nuevo cometido: albergar hasta ocho pasajeros en su interior con su correspondiente equipaje. Como la necesidad de espacio es variable, el Traveller se ofrece con tres longitudes diferentes: corto, normal y largo, con 4,7, 5,1y 5,3 metros. La versión normal es muy corta, y gracias a ello entrará en muchas plazas de garaje, pero lo lógico es comprar la 'normal', que tiene la misma longitud -unos cinco metros- que las versiones cortas de la competencia. En este caso el maletero es bueno pero hay que aprovechar la altura para llegar a los 600/800 litros, a lo que ayudan tanto la luneta abrible, que permite acceder a los bultos de la parte alta, como los asientos regulables con amplio recorrido horizontal, que permiten alargar la superficie del maletero. El portón es muy grande y no tiene apertura eléctrica, aunque nos gusta más que contar con la doble puerta trasera, que siempre produce más ruido y vibraciones.

Salpicadero lleno de tecnología.
Salpicadero lleno de tecnología.

Potente y confortable

En marcha el Traveller es confortable y tiene brío. El motor no es deportivo, pero sí veloz -acelera hasta los cien en 8,8 segundos-, aunque no le gusta ser exprimido al máximo, al menos en este tipo de coche. A ello ayuda un cambio que va francamente bien, con suavidad, levas para utilizarlo de forma manual y manteniendo el motor bajo de revoluciones, sobre las dos mil vueltas. A pesar de su tamaño, el Traveller es pesado, pero sin excesos, unos 1.900 kilos con la configuración de nuestra prueba -400 más que un turismo-, pero hemos viajado hasta con siete pasajeros y equipaje de mano -unos 600 kilos extra-, y se nota una mayor flotación de la parte delantera y un mayor peso detrás. En autovía la respuesta del motor es similar, aunque consume algo más de combustible si vamos cargados. El chasis, como la distancia entre ejes es larga, resulta bastante estable, y al volante solo apreciamos una dureza del volante mayor de la habitual en maniobras y en curvas de amplio radio.

El interior cuenta con excelentes y amplios asientos con solo una pega, tanto la segunda como la tercera fila tienen un asiento lateral individual y la banqueta de los otros dos unida, lo que impide una configuración de seis plazas. Tampoco las plazas traseras se pliegan al estilo de un monovolumen, donde se suelen 'guardar' en el piso. Aquí están siempre presentes -como en todos los modelos de este tipo, por otra parte- pero podemos plegar los respaldos de forma individual para poder llevar más equipaje. Por lo demás, la nota es alta. Las puertas laterales son eléctricas y cuentan con cortinas, hay techo solar y el climatizador tiene un botón para dar impulso a los conductos de la parte posterior, situados en el techo. Al conductor le faltan huecos en la consola para dejar objetos, y será habitual que un móvil grande pueda caer al suelo, un pequeño detalle dentro de una nota general francamente alta.

Tarifas ajustadas

El consumo a ritmo alto y con las ruedas 'todo tiempo' del control de tracción opcional, ha rondado los 9 litros, que pueden llegar a ser ocho con una conducción suave, y menos si no vamos cargados y somos ligeros con el acelerador.

En cualquier caso, este motor es el mejor para este tipo de uso o, en cualquier caso, el 2.0 de 150 CV. Esta versión tope cuesta 43.000 euros, y la gama está disponible desde algo más de 23.000 euros, tarifas muy ajustadas.

Si buscamos transporte para más de cinco pasajeros, el Traveller es una opción excelente. Sin elevar mucho su precio, contamos con mecánica de turismo y un interior muy bien equipado y confortable.

El maletero varía entre los 800 y los 2.700 litros, listo para cualquier mudanza.
El maletero varía entre los 800 y los 2.700 litros, listo para cualquier mudanza.