El comercio impulsa la venta de furgones

Fabricado en Valencia, el Ford Transit Connect equipa la última tecnología de la marca./
Fabricado en Valencia, el Ford Transit Connect equipa la última tecnología de la marca.

El incremento de la venta 'online' y las entregas a domicilio hacen que el sector mantenga el tipo en el presente y mire con optimismo el futuro a corto plazo

REDACCIÓN MOTOR

Las matriculaciones de vehículos comerciales se mantienen estables en España frente al pasado ejercicio algo que, en un mercado a la baja, es toda una referencia, y es que el comercio electrónico está aumentando de forma importante las necesidades de transporte de mercancías, lo que se traduce en más vehículos y en una mayor rotación de los que había en servicio, que llegan antes al final de su vida útil, lo que provoca mayores ventas.

El crecimiento llega a todos los sectores, desde los furgones grandes, con los que se realizan rutas entre ciudades prácticamente cada noche, hasta los más pequeños, imprescindibles para entrar en el centro de las ciudades, donde las etiquetas 'eco' y 'cero' comienzan a ser convenientes, de ahí el despliegue que, en pocos meses, veremos de versiones ecológicas especialmente con gas GLP, GNC y con modelos totalmente eléctricos, descartando los híbridos o los híbridos enchufables porque su ahorro de costes frente a los diésel no es relevante en usos intensivos. A ello se suman las mayores ventas entre pequeñas y medianas empresas, autónomos y también particulares, atraídos por modelos que cuentan ya con la tecnología de seguridad de los turismos, más espacio y precios competitivos.

Producción al alza

Al auge del sector del transporte se suma una importante producción en España de vehículos de este tipo. La lidera la fábrica de Vigo del grupo PSA, allí se fabrican históricamente el Citroën Berlingo y su 'hermano' el Peugeot Partner, al que en esta nueva generación acompaña el modelo turismo, llamado Rifter. A ellos dos se suman versiones para Opel, que ahora pertenece al grupo francés PSA y que comercializa su modelo con el nombre de Opel Combo y, en pocas semanas, el Toyota Proace City, el mismo modelo, pero con un frontal e interiores ligeramente diferenciados.

El segundo centro productivo de comerciales compactos está en Valencia, y es que el Ford Connect sigue copando más de un veinte por ciento de la producción de la planta. El Connect llegó por demérito de la planta de Rumanía, que iba en principio a fabricarlo, pero Almussafes ha sabido rentabilizar su producción hasta el punto de posicionarse de forma competitiva para mantener futuras generaciones, incluso con la participación de Volkswagen. En cuanto a Mercedes y Nissan, en el segundo caso, una vez cesada la producción del NV200 diésel, es la NV200 eléctrica la que centra el interés de la planta de la marca en Barcelona. Mercedes, que tiene una excelente planta en Victoria, acompaña la producción del furgón Vito y el monovolumen Clase V del nuevo eléctrico EQV, que llegará a principios de 2020 para convertirse en el referente tecnológico de su clase.

Alta tecnología

A nivel de cliente, los últimos modelos pueden incorporar toda la tecnología de un turismo, especialmente en lo que se refiere a seguridad, ya que casi todos ellos cuentan con sistemas de radar de proximidad, control de coches en ángulo muerto, parking automatizado, etcétera. A ellos se suman las cualidades habituales de confort y de carga, con muchas configuraciones que permiten al comprador obtener un modelo perfectamente adaptado al uso final del vehículo.

Más furgones, menos contaminantes, más tecnológicos, totalmente conectados y con un futuro eléctrico en el horizonte. El líder en venta 'on-line', Amazon, termina de anunciar la compra de 100.000 furgones eléctricos al desconocido fabricante Rivian. Será el pistoletazo de salida para que los grandes fabricantes en todo el mundo apuesten de forma clara por este tipo de energía para sus furgones. Distribuidores y empresas de mensajería esperan también la llegada de ese momento, ya que los eléctricos prometen una reducción brutal de costes de consumo y mantenimiento, más confort y más seguridad. El otro gran avance, la conducción totalmente autónoma, se ha enfriado en los últimos meses. Será difícil que antes de 2030 veamos furgones que vayan totalmente solos por la calle, y es que hace falta desarrollar más la inteligencia artificial necesaria para moverse entre el tráfico con vehículos conducidos por humanos... será cuestión de esperar un par de lustros.