A por el coche compartido

Alejandro Villamuera en la redacción de LAS PROVINCIAS con su premio ECOMOV./
Alejandro Villamuera en la redacción de LAS PROVINCIAS con su premio ECOMOV.

Cargreen, premio Ecomov 2018, ya ha solicitado la licencia para operar con sus vehículos ecológicos en la ciudad de Valencia

LUIS CARBONELL

Primero fueron las bicicletas compartidas. Luego llegó el turno de las motos eléctricas y más recientemente de los polémicos patinetes. Y como no podía ser de otra manera, la moda de los vehículos compartidos llega ahora a los coches.

La empresa valenciana Cargreen ha solicitado licencia al Ayuntamiento de Valencia para ofrecer este servicio en el casco urbano de la ciudad. Para ello propone una flota inicial de cincuenta vehículos cien por cien eléctricos que podrían reservarse y arrancarse a través de una aplicación instalada en el móvil. El usuario solo pagaría por el kilometraje o el tiempo empleado

«Si piensas en los países más punteros de Europa, seguro que en todos ellos se te ocurren sus dos o tres ciudades más importantes. Pues todas ellas tienen implantado ya un servicio de carsharing». Así de rotundo se muestra Alejandro Villamuera, impulsor de Cargreen, en una entrevista a LAS PROVINCIAS.

Por cada coche compartido se calcula que dejan de circular entre 10 y 15 coches particulares. «Nuestro proyecto es el único que incluye cargardores eléctricos de uso público para todos los usuarios»

- ¿Que ventajas tendria Cargreen para Valencia?

- Ofrecer un servicio útil al ciudadano y colaborar al mismo tiempo en lograr una ciudad sostenible y responsable con el medio ambiente. A difrerencia de otras empresas de carsharing, Cargreen es un servicio ecológico. Todos nuestros coches son eléctricos, por lo que no emiten ningún tipo de contaminación o ruido. Además nuestra flota contribuiría a descongestionar el parque automovilístico en Valencia. Diversos estudios estiman que cada coche eléctrico de carsharing 'retiraría' de la circulación a quince vehículos de combustibles fósiles. Hablamos de gente que usa muy poco el coche, y que si tuviera un servicio como el que proponemos dejaría de usarlo por completo. Por último ayudaríamos a mejorar la red de puntos de recarga para vehículos eléctricos en la ciudad, al instalar 40 postes de recarga, que a través de una app estarían a total disposición tando de los usuarios de Cargreen como de cualquier propietario o usuario de un coche eléctrico.

- ¿Cuándo podrían empezar a operar?

- En apenas una semana una vez se den dos situaciones. En primer lugar es que la Concejalía de Movilidad Sostenible, con la que estamos en contacto desde julio, publique la nueva ordenanza de movilidad que regularía los sistemas de vehículos compartidos. O lo que es lo mismo, obtener una licencia para poder empezar a prestar el servicio. Y por último necesitamos que nuestros coches, como vehículos eléctricos orientados al ciudadano y a descongestionar el tráfico en Valencia, puedan estacionar sin coste para el usuario en las zonas de estacionamiento vigilado, como cualquier otro vehículo eléctrico, por temas de sostenibilidad. Para ello queremos pactar unas cuotas con el Ayuntamiento de cara a poder aparcar libremente en zona azul.

- ¿El carsharing afectaría al transporte público?

- En absoluto. El carsharing está pensado para aquellas personas que necesitan desplazarse en coche muy ocasionalemente, y que, si dispusieran de un servicio como el nuestro, no tendrían excusas para dejar de usar su coche de combustibles fósiles. El usuario de transporte público va a seguir siéndolo, porque directamente prefiere desplazarse sin el coche. El transporte púbilco y el carsharing son absolutamente compatibles. Sin ir más lejos este mes, en Madrid, se organiza una mesa redonda centrada en la movilidad sostenible, donde dos de las empresas de car sharing más importantes que operan en esa ciudad y un responsable de la Empresa Municipal de Transportes comparten puntos de vista y van de la mano. La sintonía ha sido y es muy buena entre ambos sectores.

- Empezarían con medio centenar de coches para Valencia.

- Estimamos que con 50 vehículos ya se puede ofrecer un buen servicio a nivel urbano y alcanzar el objetivo de descongestionar el casco urbano de Valencia de tráfico. Pero esta es solo la primera fase de nuestro proyecto, y creemos que puede completarse en un plazo de tiempo muy corto. Hay que tener en cunta que no somos una multinacional, no somos un fabricante de coches que puede desplegar de golpe 500 vehículos. Somos una empresa valenciana, del barrio de Campanar, y nuestro objetivo es dar un servicio de movilidad sostenible a la ciudad de Valencia, a un ritmo sostenible para nosotros

- ¿Abarcarán otras poblaciones del extrarradio?

- Sí. En una segunda fase ampliaríamos nuestra flota hasta el centenar de vehiculos, y en una tercera nos gustaría alcanzar los 200. Con ese parque automovilístico ya podríamos unir todas las poblaciones del extrarradio de Valencia. Y no solo poblaciones como Paterna, Torrent, Alfafar o Quart de Poblet, también sus polígonos industriales. Somos muy conscientes del caudal de tráfico hacia o desde Valencia cada día y ahi también queremos actuar. Imagina por ejemplo poder llegar con un coche compartido al Parque Tecnológico de Paterna, que a diario genera un enorme caudal de tráfico en la CV-35, aparcar y al acabar de trabajar, poder reservar un nuevo vehículo. Esto en la primera fase no sería posible, el usuario puede salir de Valencia, pero no dejará de tarificársele hasta que lo devuelva de nuevo en el casco urbano.

- Y a medio plazo, ¿cuál es el futuro del carsharing en Valencia?

- Hemos evaluado mucho como ha ido evolucionando este servicio en las principales ciudades europeas, y creemos que va a ser un servicio con un gran éxito, pero con dos tipos de empresas. Una que tendrá coche híbrido enchufable con autonomía de autonomía no inferior a 100 kilómetros -ahora no tienen más de 30 kilómetros-. Operarán para alquilar un coche e irte a Castellón, a Alicante, e incluso a Madrid. Las operadoras girarán hacia un modelo de carsharing basado en días y en semanas pero mucho más agil del que tienen ahora, todo vía aplicación del móvil. Y el otro modelo es el que nosotros estamos presentando ahora. Vehículos urbanos cien por cien eléctricos, con cuatro plazas, pequeño maletero y fácil de aparcar. Desde una app del móvil el usuario puede reservar, abrir y arrancar el coche y realizar trayectos urbanos y cortos para sus recados diarios, pero a un coste mucho menor que el que le supondría el coste en gasolina en su propio coche. Y pudiendo estacionar en zona azul sin coste, que es otro importante incentivo.

- ¿Estamos ante un avance imparable de los vehículos compartidos?

- Por supuesto, y no hay más que ver lo que está sucediendo fuera de España, o en Madrid. Es un servicio económico para el ciudadano -mantener su propio vehículo es más caro si no se le da un uso frecuente-, es ecológico en tanto que la mayoría de empresas está optando por el vehículo elétrico y ayuda a descongestionar el tráfico en las grandes ciudades. Si hemos dicho que un coche de carsharing puede retirar a quince vehículos de combustibles fósiles, calcula lo que supondría tener 200 vehículos funcionando. Serán 30.000 coches menos al día en Valencia. Se dice pronto.

 

Fotos

Vídeos