Hyundai i30 N: En el centro de la diana

Hyundai ha dado en el clavo con su debut en los GTI./
Hyundai ha dado en el clavo con su debut en los GTI.

El primer GTI de Hyundai ya es uno de los coches más competitivos de su segmento gracias a su motor y a su acertada dinámica

REDACCIÓN MOTOR

La marca coreana Hyundai sigue creciendo a pasos agigantados, y si hasta ahora había ampliado su gama de modelos SUV y turismo, ahora hace lo propio con su familia de deportivos con el nacimiento de las más versiones N. Para conseguir el éxito Hyundai no se ha andado por la ramas, y el i30 N estrena un nuevo motor dos litros turbo con dos versiones, 250 y de 275 caballos. Cae en nuestras manos esta última, combinada con el habitual y nuevo color azul de esta división y con el pack Performance que incorpora mejores frenos y neumáticos, una puesta a punto decididamente deportiva. A primera vista choca que el nuevo y i30 N sea un modelo de cinco puertas, pero esta es la fisonomía que tienen hoy en día todos los modelos de la competencia, el Hyundai se ofrece en un color azul 'pitufo' tan distintivo que a muchos gusta y otros les parece de lo más extraño, pero además del color estrena un nuevo paragolpes delantero con un labio inferior pintado en rojo, llantas de mayor tamaño, kit de carrocería y una parte trasera donde el doble tubo de escape se convierte en la seña más importante de identidad.

Interior mucho más deportivo.
Interior mucho más deportivo.

En el interior el tapizado se llena de Alcántara, cuero y detalles en color rojo, y se nota que vamos sentados mucho más bajos que en el i30 convencional. A nivel técnico es un modelo de tracción delantera, pero con un diferencial de tipo mecánico que consigue traspasar toda la potencia del suelo. Además tiene suspensión de dureza regulable y varios modos de conducción que también cambian el sonido que sale por el escape. Hablando de este último, es una de las cosas que más impresiona del coche: el sonido a deportivo 'gordo' que se produce una vez arrancamos la mecánica. Además tenemos freno de mano por palanca convencional y cambio manual, dos detalles que encantarán a los puristas de la conducción. Si nos ponemos en marcha, de inmediato notamos que estamos ante un coche deportivo, ya que la suspensión es bastante más dura de lo habitual incluso en modelos de tipo GTI. Esto hace que la conducción sea muy deportiva incluso a baja velocidad, y que de inmediato nos sentamos integrados con la dinámica de coche y concentrados en su conducción. Si aceleramos a fondo los cien por hora se alcanzan en seis segundos, una cifra rapidísima, pero sobretodo destaca la agilidad de la dirección y su facilidad para introducir al coche en las curvas. Este es el terreno favorito del y i30 N, y también el circuito, donde no lo hemos probado, pero podríamos hacerlo, ya que es uno de los pocos coches que mantiene su garantía aunque utilicemos en 'días de tandas' o 'track-days' de circuito.

En las zonas de curvas es donde un modelo de este tipo debe demostrar todo lo que sabe hacer, y el i30 N sale muy airoso, el coche agarra, tiene una sorprendente precisión y se comporta de manera muy deportiva con velocidad y sensaciones propias de coches con muchas generaciones en evolución en el mercado, lo que quiere decir que Hyundai ha acertado de lleno en el primer intento de realizar un GTI que ya se sitúa entre los más carismáticos del mercado. En cuanto a viajes por autopista y en el día a día con este coche, nos encontramos con un modelo algo más incómodo de lo habitual. En autopista tiene un sonido un poco más alto, ya que el motor siempre gira alto de revoluciones y el escape sopla con ganas. Esto también influye en el consumo que, obviamente, no es el del i30 diésel, sino que se sitúa entre los ocho y los diez litros de promedio. En cuanto al día destaca por un buen maletero, pero nos encantaría contar con una versión familiar como sucede en algunos modelos de la competencia. A cambio la marca termina de presentar el i30 N en versión Fastback, es decir un modelo de cinco puertas con silueta de cupé y algo más de maletero y versatilidad, que bien puede servir para sustituir a ese codiciado familiar. En cuanto a tarifas, el i30 N es competitivo, como todos los Hyundai y se ofrece por algo más de 30.000 euros en la versión de 250 caballos y algo más de 35.000 en la de 275 CV, ofertas aparte. Es una tarifa muy competitiva para un coche que nos parece de los mejores de su clase, todo un logro en Hyundai.

La trasera tiene doble salida de escape, alerón y luz de freno central triangular.
La trasera tiene doble salida de escape, alerón y luz de freno central triangular.

Fotos

Vídeos