Opel Grandland X: Capaz de salir del asfalto

Piedras, caminos y zonas camperas son accesibles con este atractivo Opel./
Piedras, caminos y zonas camperas son accesibles con este atractivo Opel.

El Opel Grandland X deja su zona de confort para llevarnos, con precaución, por caminos fuera de las carreteras

REDACCIÓN MOTOR

Los SUV no están muy preparados para salir fuera del asfalto porque sus usuarios apenas realizan excursiones fuera del mismo ¿O quizás sí? Está claro que la mayoría del uso lo vamos a realizar por carretera, pero eso no es una pega para, aunque sea de vez en cuando, realizar trayectos fuera del asfalto que no haríamos con un turismo convencional.

El Opel Grandland es heredero de una gran saga 4x4 de Opel, pero no por ello se acongoja cuando sale del asfalto. La robustez general del coche permite afrontar caminos sin pegas, teniendo solo en cuenta la altura de la carrocería respecto al suelo, de unos 19 centímetros. Las grandes piedras y baches deben ser sorteadas con poca velocidad y con precaución pero, en general, las suspensión valen para todo. No tiene tracción total, pero sí podemos pedir en opción un sistema de control de tracción avanzado que añade ruedas de tipo 'M+S' de mayor adherencia fuera del asfalto.

Nuestro camino ha sido ligero, pero muy productivo, nada se resiste ni viajamos con el temor de dañar el coche. Esos sí, a la hora de encarar zonas fuera de carretera no estamos ante el mejor SUV del mercado. Los hay con tracción total e incluso con mejoras en la carrocería para salir de las zonas más difíciles.

Lo bueno del Grandland no es su capacidad 'off-road', sino contar con esta capacidad para excursiones y con muy buenas cualidades para el día a día: espacio, bajo consumo y suavidad de marcha con buenas prestaciones, y todo con un precio que resulta muy competitivo en toda la gama de mecánicas.