Un cabrio con línea de SUV

Carrocería de dos puertas exclusiva para el cabrio, con muchos cambios frente al T-Roc./
Carrocería de dos puertas exclusiva para el cabrio, con muchos cambios frente al T-Roc.

El Volkswagen T-Roc presenta una insólita versión descapotable con la que la marca sustituye a los Golf y Beetle cabrio en todo el mundo

NACHO MARTÍN-LOECHES

A lo largo de su historia, Volkswagen ha hecho coches únicos en diferentes tipos de segmentos, y de nuevo volverán a sacar al mercado un tipo de vehículo nunca antes visto. Del versátil SUV T-Roc, la marca alemana tiene previsto que durante la primavera de 2020 llegue a los mercados la variante descapotable de este modelo. Un cabrio con alma de SUV, así llega este nuevo modelo que por el tipo de carrocería y diseño no dejará indiferente a nadie.

El T-Roc cabrio incorporará nuevas tecnologías y detalles de diseño realmente atractivos en dos líneas de equipamiento, aunque todavía no se conocen los precios que tendrá el modelo.

Se anuncia con motores gasolina de 115 y 150 CV, pero podría lanzarse una versión R con 300 CV. El modelo se fabrica en la antigua planta del carrocero alemán Karmann, que diseñó el primer Golf Cabrio

De lo más innovador

El diseño de este modelo puede gustar o no, pero no hay duda de la gran innovación que ha puesto sobre la mesa Volkswagen. Con un estilo único, en este SUV compacto descapotable podemos plegar la capota en nueve segundos y con una velocidad de hasta 30 kilómetros por hora. Su diseño tanto delantero como trasero está hecho a semejanza del T-Roc, con detalles elegantes y deportivos como las tomas de aire, los faros led o las líneas laterales. El sistema de la capota hace que durante la marcha esta no sufra deformaciones aunque circulemos a velocidades altas y, para mayor seguridad, detrás de los reposacabezas traseros encontramos unos elementos con forma de arco que nos protegen en caso de vuelco, ya que una centralita electrónica lo activa automáticamente cuando detecta unos parámetros de riesgo de vuelco. La activación de estos elementos antivuelco se realiza en pocas décimas de segundo.

El interior también cuenta con los elementos del T-Roc 'original'. Podemos equipar un cuadro de mandos completamente digital con una pantalla de 11,7 pulgadas, que se suma a la central táctil de hasta ocho pulgadas, desde donde se controlan gran parte de las funciones del vehículo. El sistema, además, está constantemente 'on-line' con comunicación a tiempo completo y llamadas de emergencia en caso de sufrir un accidente. Estas funciones, así como el sistema de mantenimiento de carril, control de velocidad por radar o la frenada predictiva, hacen mucha más cómoda la marcha, aunque en el aspecto del confort encontramos cosas positivas y negativas. Como un factor a favor del confort de este T-Roc Cabrio tenemos el espacio de las plazas, mucho más amplias que en las medidas habituales de un cabrio gracias a su llegada desde el mundo SUV, pero el hecho de llevar la capota y diferentes elementos en la parte trasera, han comprometido el espacio de carga. Este sería el punto negativo, ya que de un volumen de 445 litros del T-Roc, en el modelo cabrio pasamos a los 284 litros, además de contar con el portón en una posición elevada.

Hasta ahora no se conocen precios y, por el momento, se espera la llegada de este modelo con dos motores gasolina: un tres cilindros 1.0 de 115 caballos de potencia y un 1.5 de cuatro cilindros de 150 caballos. Poco a poco se irán conociendo más novedades de este modelo que se presentará del 12 al 22 de septiembre.

El Volkswagen T-Roc Cabrio llega como una de las grandes innovaciones del mercado por su condición de 'SUV descapotable'. Esta variante es todo un acierto dentro de la gama T-Roc dada su gran diferencia de diseño y utilidad con sus hermanos de gama, ya que su equipamiento es similar.