#SUVLifeStyle

Skoda Karoq Sportline: Aventurero con traje 'casual'

Las piezas en color negro y la ausencia de cromados convierten este SUV en un coche más deportivo./
Las piezas en color negro y la ausencia de cromados convierten este SUV en un coche más deportivo.

El Karoq Sportline destaca por su diseño, pero es la suavidad del motor la que lo hace un SUV muy urbano

REDACCIÓN MOTOR

Pasar del Skoda Karoq en versión Scout y subirnos, de inmediato, en el Sportline, es como convertir al doctor Jekyll en Míster Hyde. Si uno presume de aventurero, el otro lo hace de urbanita, y donde el Scout recalca sus cualidades camperas, el Sportline las disimula, hasta casi pasar por un coche compacto en lugar de un SUV, tal es la diferencia de personalidad en el mismo coche que, en este caso, se acompaña de un motor muy diferente.

Por fuera, el Karoq Sportline pierde todos los cromados y gana muchas piezas en color negro: llantas, retrovisores, barras del techo, contorno de las ventanillas... incluso se queda sin las protecciones de la carrocería. Eso sí, gana un kit de faldón delantero, trasero y laterales que acrecienta su imagen urbana.

Por dentro nos reciben unos asientos tipo bacquet muy llamativos, aunque también cómodos. El volante de cuero perforado, el pedalier de aluminio o el tapizado en negro también nos llevan a un ambiente más urbanita.

Lo mismo sucede al arrancar el motor, ya que el 1.5 litros turbo de 150 CV impulsado por gasolina es todo suavidad y silencio, más aún combinado con el cambio automático de siete marchas, único disponible con este motor en la versión Sport. La ciudad es suya, porque se mueve con tal suavidad, ligereza y rapidez que parece que estemos a los mandos de un coche urbano como el Fabia, y no de todo un SUV con capacidad familiar. Lo mejor de este motor tan ágil es que gasta muy poco y, en carretera, a ritmo constante, podemos rondar los seis litros, ya que desconecta dos de sus cilindros. A cambio, si le exigimos, acelera hasta los cien en poco más de nueve segundos y recupera velocidad con agilidad.

El equipamiento es similar al del Scout, al menos en esta versión que, como suele ser habitual en las unidades de prensa, está completamente equipada. Del precio base de 26.150 euros nos vamos a casi 34.000 al equipar prácticamente de todo: techo panorámico, ayudas a la conducción, gancho de remolque, cuatro asientos calefactables, parking automatizado... muchas de ellas son prescindibles, otras son necesarias, por lo que el precio final ronda los 28.000, ofertas aparte.

El maletero de los modelos de tracción delantera es más amplio. El diseño es muy atractivo.
El maletero de los modelos de tracción delantera es más amplio. El diseño es muy atractivo.