Hyundai Santa Fe: Un SUV que apunta alto

El nuevo diseño de Hyundai aporta seriedad sobre la misma plataforma del modelo anterior./
El nuevo diseño de Hyundai aporta seriedad sobre la misma plataforma del modelo anterior.

El nuevo Santa Fe sorprende en todos los terrenos: diseño, mecánica, equipamiento, confort y, sobre todo, seguridad y precio

ALEX ADALID

Hace ya tiempo que no sorprende el rendimiento de los coches de la marca coreana, y muy especialmente el 4x4 Santa Fe. El modelo fue uno de los primeros en triunfar en España y en todo el mundo, con una fórmula de espacio, fiabilidad y buen precio. Pero sus cualidades se han ido refinando hasta situarse entre los mejores modelos de las marcas 'populares', con un nivel tan alto que el Santa Fe supone una clara alternativa a los modelos del sector premium.

Hablamos del equipamiento de seguridad ya que, además de las ayudas ya habituales pero que todavía sorprenden, como el mantenimiento de carril con corrección automática de la trayectoria, el cuadro de mandos proyectado en el parabrisas o los completos radares de aviso de colisión, el Santa Fe suma dos novedades. Por una parte una sistema que avisa si viene algún vehículo cuando vamos a abrir la puerta y, en el caso de la puerta trasera, incluso la bloquea para que los niños no puedan salir por si mismos y provocar un accidente con un ciclista, un moto u otro coche. Funciona realmente bien y sirve como advertencia al conductor de la muchas veces que, sin darnos cuenta, iniciamos la apertura de puerta sin mirar como es debido. El otro es un sistema que detecta si hay niños o mascotas dentro del coche, activa la alarma y abren las ventanillas para permitir que entre aire y no se produzcan tragedias por abandonos fortuitos.

La tecnología, el equipamiento y el confort son de lo mejor del mercado en este nuevo Santa Fe

Un SUV global

Son dos pinceladas tecnológicas para un coche que se vende muy bien en Corea, Estados Unidos, Asia y también en España, donde es uno de los SUV de su tamaño preferidos en el mercado. En el nuevo modelo solo hay una carrocería con versiones de cinco y siete plazas. Es bastante grande, con 4,77 metros de largo, y adopta un estilo cuadrado, con líneas técnicas que gustan, aunque sin llamar la atención. Ya sea para un viaje muy cómodo en familia o para ir por terrenos irregulares, es una gran opción gracias a sus elementos tecnológicos y diseño.

Interior con lo último en tecnología, y mandos bien agrupados.
Interior con lo último en tecnología, y mandos bien agrupados.

Muy cómodo y amplio

Por dentro apuesta por un diseño escalonado del cuadro de mandos para ofrecer todo muy a mano a pesar del gran tamaño. Destaca la anchura, que se nota especialmente delante, con unos asientos de gran tamaño y muy confortables, aunque no agarran mucho. Las plazas de la segunda fila están muy bien tratadas, ya que no hay un túnel central que limite el espacio de las piernas del pasajero central, de modo que tres viajarán más cómodos que en otros coches. Las banquetas correderas, cortinillas en las puertas, etcétera, no son novedad, pero tienen que estar en un coche como este.

Las dos plazas extra plegables en el maletero son de serie, y gracias a la nueva forma de la carrocería tienen bastante espacio y nos sacarán de algo más que un apuro. No se viaja como en un monovolumen, pero está cerca de su confort, con aire acondicionado y huecos portaobjetos.

El maletero es grande en longitud y anchura, pero no tanto en altura, de modo que la bandeja queda cerca del suelo del mismo, y se aprovecha mejor sin la misma. Es la única pequeña pega que encontramos en un volumen de carga de algo más de 550 litros al que se accede con de apertura eléctrica.

Diésel de gran suavidad

Hora de ponernos en marcha. El motor diésel 2.2 litros de Hyundai alcanza ya los 200 CV, y se une a un cambio de ocho marchas y a la tracción total, que solo conecta el eje trasero si hay pérdida de adherencia en el delantero, aunque podemos conectarlo por medio de un botón a baja velocidad. En marcha le cuesta un poco salir desde parado ya que el sistema de arranque y parada es algo lento. En marcha, destaca por su buen funcionamiento, ya que es un modelo relativamente rápido en aceleración. Correr corre todo lo que queramos, como cualquier coche de hoy en día, pero la ventaja es que el consumo no aumenta exponencialmente. Si vamos finos con el acelerador estaremos en siete litros, y pocas veces superaremos los diez.

Aunque es un coche al que el encantan las autovías y grandes trazados, sorprende lo bien que se comporta en curvas. En el Santa Fe la precisión de la dirección y los frenos suben dos o tres peldaños para convertirse en un coche que, si bien no es deportivo, se sujeta con bastante precisión sin molestar al confort.

Desde 33.000 euros

Económicamente sale relativamente bien parado. La gama se inicia en unos competitivos 33.000 euros, ya con motor diésel, pero con tracción delantera y cambio manual. Será suficiente para muchos que encontrarán un coche más amplio que los rivales de ese precio. Este tope de gama Limited 4x4 automático sale por 51.300 euros, con una ventaja: el equipo es tan completo que la única opción es la pintura metalizada, que además es muy económica y cuesta 550 euros. El resto, absolutamente todo, es de serie: cámaras de visión periférica, techo de cristal panorámico, cuero, asientos calefactables y ventilados, 'head-up display', portón trasero eléctrico, todas las ayudas de conducción... teniendo este equipamiento puede que el Hyundai Santa Fe sea el coche más económico del mercado, sea cual sea su categoría.

4,77 metros de largo, con una trasera muy recta para dar más espacio al interior.
4,77 metros de largo, con una trasera muy recta para dar más espacio al interior.