Aprendemos y disfrutamos con los cursos de conducción de Audi

El Jarama es un circuito sensacional para una actividad de este tipo, muy exigente y seguro./
El Jarama es un circuito sensacional para una actividad de este tipo, muy exigente y seguro.
CURSOS DE CONDUCCIÓN AUDI

La escuela de conducción 'Audi Driving' ofrece a los aficionados la posibilidad de probar en circuito el modelo más deportivo de la marca

ALEX ADALID MADRID

Normalmente, nadie te dejaría un coche de más de 250.000 euros y 610 CV, mucho menos para que te dieras unas vueltas a fondo en un circuito. Muchos, ni por todo el oro del mundo, pero Audi es una marca generosa, y cifra ese bonito gesto en 690 euros, que es lo que cuesta su curso de conducción. Mejor todavía, si eres cliente de la marca, tengas el coche que tengas, el precio se reduce hasta 545 euros, y si la oferta ya es de por sí atractiva, imagina que pilotos del nivel de Jordi Gené son los que están allí para enseñarte a sacarle el máximo partido a sus coches. ¿Conducimos?

La cita es en el Jarama, aunque también hay cursos en el circuito de Castellolí, en Barcelona. En Madrid, en esta primavera 'loca', podemos encontrar las cuatro estaciones en un solo día: del sol a la lluvia en pocos minutos, lo que nos hace sentirnos casi como en las 24 horas de Le Mans.

Rodeados de expertos

Con precios entre 545 y 695 euros, los cursos permiten aprender a conducir con expertos pilotos El Audi R8 tiene un motor V10 de 610 CV de potencia, y es uno de los deportivos más rápidos del mundo

La escuela de conducción Audi la dirige en España Jordi Gené. Vinculado a la marca desde 1996, cuando Gené corría el Campeonato de España de Turismos con los Audi A4 Quattro, el piloto barcelonés no sólo tiene un palmarés excepcional, sino que ha reunido a su alrededor un equipo de monitores con pedigrí de competición con los que da gusto aprender.

Antes de salir a la pista nos indican los coches que conduciremos. El Audi R8 en su versión 'plus' tiene un motor 5.2 litros V10 sin turbo de 610 CV de potencia, tracción total Quattro, frenos de carbono y cambio secuencial de siete marchas. Es una joya de la ingeniería, con una mecánica y chasis compartido con el Lamborghini Huracán, ya que las dos marcas trabajan juntas en su desarrollo. Por dentro el R8 se 'viste' con la habitual calidad de Audi: cuero y napa de altísima calidad y un cuidado exquisito por los detalles. Además, es un coche dócil en un uso cotidiano.

Ya en la pista, el trazado se divide en dos tramos antes de abordar vueltas completas. Por turnos vamos a trazar cuatro curvas en cada caso antes de emprender una vuelta a fondo. Con la ayuda de los monitores, de conos bien situados y de las bondades del chasis, conseguimos hacernos rápido al coche, y pasamos a la prueba de frenada.

Esta se realiza con el Audi RS4 Avant. El familiar de 450 CV es otra máquina extraordinaria firmada por Audi Sport, quizá su modelo de mayor prestigio como deportivo, aunque el RS6 Avant le ha puesto las cosas difíciles en los últimos años. Ahí comprobamos como los discos de carbono detienen al coche en un santiamén pero, a la vez, tenemos que saber hacia donde mirar para evitar accidentes, ya que el cerebro es capaz de esquivar un obstáculo si miramos hacia donde queremos evadirlo, pero no tanto si mantenemos la vista en el propio obstáculo.

Disfrutar al volante

Con la lección aprendida, salimos para las vueltas a fondo. Con dos tandas de tres vueltas cada una, comprobamos lo mucho que corre este R8. Con el modo de conducción 'Dynamic', el botón 'Performance' y el escape con sonido 'Sport', pocas veces estaremos, con un coche de calle, tan cerca del rendimiento de un coche de competición. Nos toca un grupo bastante rápido en nuestra tanda, lo que nos lleva a ir por encima de nuestro nivel de conducción y a tener algún 'sustillo' fácil de subsanar con una máquina de tracción total como esta.

Los cursos duran media jornada, con el tiempo aprovechado al minuto.
Los cursos duran media jornada, con el tiempo aprovechado al minuto.

La verdad es que el R8 lo perdona todo, y no hay que olvidar que se trata de uno de los mejores deportivos del mundo, y también de los más potentes. Ahora mismo Audi es de las poquísimas marcas que sigue apostando por los motores sin turbo en su gama más alta, y esto hace que este motor V10 sea una especie en extinción. A su vez, la segunda generación del modelo, aunque por fuera se parezca el R8 original, es una evolución a todos los niveles, como caja de cambios, posibilidades de regulación del chasis y motor, al abandonar el V8 en favor de los V10. Los precios se inician en 170.000 euros pero, con las consabidas 'chuches', los de esta prueba rondan los 250.000. En cuanto al RS4, estrena un V6 turbo de 450 CV y cuesta algo menos de cien mil euros.

Para nosotros la combinación de ambos coches en el garaje sería perfecta, y aunque no podemos alcanzar su compra, siempre podremos darnos el capricho de volver a los cursos de conducción de Audi. Al fin y al cabo menos de 700 euros es un precio muy bueno, sólo en gasolina habremos gastado unos cien, sin contar con frenos, ruedas, alquiler de pista, monitores y, por supuesto, un coche de 'pata negra'.

Más

Fotos

Vídeos