100 años de Salón con un cambio de paradigma

El Mercedes EQC eléctrico ha iniciado su producción y se pondrá a la venta después del verano en España./
El Mercedes EQC eléctrico ha iniciado su producción y se pondrá a la venta después del verano en España.

El Salón de Barcelona cumple un siglo y se convierte en 'Automobile' en un claro guiño a las nuevas tecnologías, como los coches híbridos y eléctricos, mientras la industria defiende el diésel, pero sin alardes100 AUTOMOBILE BCN

ALEX ADALID BARCELONA

El Salón del Automóvil de Barcelona ha abierto sus puertas en su edición 2019, una cita que marca el centenario de la feria, que dio sus primeros pasos justo hace ahora cien años.

Esto ha servido para presentar un Salón con mayor fuste, con algunas ausencias, pero con 'gancho', en gran parte porque el grupo Volkswagen, que gracias a Seat juega en casa, ha impulsado la presencia de sus últimos prototipos acompañando la cita con pruebas de coches en lugar de una gran exposición al estilo concesionario. En el pabellón de Italia de la Fira, en la llamada 'Volkswagen Group Night' se desvelaron los planes del grupo para los próximos años, con más de 25 coches 'electrificados' de los que veinte serán eléctricos. Este dato lo dice casi todo.

Y es que no sólo Volkswagen, Seat, Audi, Skoda y hasta Porsche apuestan por el futuro eléctrico, también Mercedes presentó el EQC, cuya venta es prácticamente inmediata, mientras el Kia Niro eléctrico ya está en los concesionarios y algunos, como el Nissan Leaf, van ya por la segunda generación.

Los coches ecológicos también tienen un largo recorrido, con el lanzamiento de la gama GLP de Subaru, los híbridos enchufables de Mitsubishi, los híbridos de Suzuki o los enchufables de la gama BMW y Mercedes, cada vez más numerosos. Y junto a ellos, los coches 'de siempre', con cada vez más motores gasolina y cada vez menos diésel, una lástima, porque todavía son la mejor opción para muchos usuarios y sus emisiones son más bajas que antes. Pero la confusión en el mercado ha hecho mella, y los ojos del público están ya en los motores gasolina o en los ecológicos, que en los próximos años pasarán en masa de los salones a los concesionarios y, lógicamente, también a las calles.