Muy ágil sin perder en polivalencia

Con 4,4 metros, tiene un tamaño muy compacto, pero amplio espacio interior./
Con 4,4 metros, tiene un tamaño muy compacto, pero amplio espacio interior.

El Qashqai con motor 1.6 turbo de 163 CV logra un mayor brío al volante sin perder las cualidades de un 'crossover' familiar

REDACCIÓN MOTOR

La versión más potente del Nissan Qashqai utiliza el motor 1.6 litros turbo de 163 CV unido a una caja manual de seis marchas y con tracción a las ruedas delanteras, lo que le otorga un brillante rendimiento, próximo al de un compacto de tipo deportivo, aunque sin entorpecer el confort que debe tener un crossover de tipo familiar.

El motor es uno de sus puntos fuertes. Está siempre disponible y otorga su potencia de forma progresiva, sin una aceleración puntiaguda, pero sí muy constante, lo que permite alcanzar altas velocidades con rapidez. El modelo prescinde de la tracción total, disponible en la gama con el motor 1.6 diesel de 130 CV, y del cambio automático que, en el caso del gasolina, se ofrece con el motor 1.2 turbo de 115 CV que probamos en semanas anteriores, de modo que este motor, llamado 1.6 DIG-T, se convierte en el más deportivo de la gama.

Amplia gama

Como siempre en el Qashqai, la gama de versiones que ofrece cada mecánica es muy amplia, y este motor lo podemos adquirir con el acabado Visia por algo más de 23.000 euros hasta el Tekna Plus, que supera los 32.000. En medio encontramos las versiones Connecta, seguramente las más interesantes por su relación entre equipamiento y precio.

En nuestro caso contamos con el acabado Tekna Plus, con una tapicería de cuero de color marrón oscuro que destaca por su bonito diseño, y combina con el exterior de la carrocería. El Qashqai es un modelo bastante compacto, pero que consigue más espacio de lo que parece en un principio. En el maletero hay un pequeño doble fondo que permite aprovechar al máximo su capacidad, mucho mayor que la de cualquier automóvil compacto y similar a un familiar, con la ventaja de un fácil acceso. Lo mismo ocurre en el interior, al que es muy fácil subir y adaptarse a su conducción con facilidad.

En marcha destaca el silencio, el aplomo y la rapidez en conseguir elevadas prestaciones. Aceleración y velocidad máxima están en un muy buen rango de uso, así que tendremos que ser precavidos para no circular a velocidades ilegales. Con un chasis muy ligero, apenas se sienten inercias al volante, tanto en autovía como en zonas de curvas, lo que permite disfrutar al conducir de este Nissan como si estuviéramos en un modelo más compacto.

Con un buen uso familiar, polivalencia y buen rendimiento incluso en ciudad, la única pega es un consumo más alto de lo esperado, rondando los nueve litros a ritmo rápido, algo que se soluciona tratando con mimo el acelerador, de modo que podemos tener prestaciones, silencio, refinamiento y un coste de uso razonable, reglas que cumple a la perfección el crossover de Nissan.

Refinamiento y prestaciones son una excusa perfecta para pasarnos a un modelo SUV con motor gasolina.

Fotos

Vídeos