Xàbia reabre el puente de Triana a los peatones y mantiene el cierre al tráfico

El alcalde junto a los técnicos durante la visita al puente de Triana. / LP
El alcalde junto a los técnicos durante la visita al puente de Triana. / LP

Los técnicos certificaron que no hay peligro para las personas tras revisar las grietas de la calzada, el encofrado y el forjado de la infraestructura

R. X.XÀBIA.

Los peatones pueden pasar por el puente de Triana de Xàbia. No existe peligro. Así lo comunicaron los técnicos después de inspeccionar ayer el estado de la infraestructura tras el último temporal marítimo y de fuertes lluvias. Éstos, junto al alcalde y al ingeniero que ha redactado el proyecto de derribo y reconstrucción del puente, revisaron el forjado y encofrado interior del puente así como las grietas de la calzada para evaluar su seguridad y descartar nuevos daños.

Tras comprobar que las condiciones eran seguras para el paso de peatones, decidieron habilitar un paso en el margen interno del puente, «que es el que está en mejores condiciones», indicaron desde el consistorio. Alrededor de las 20 horas de la tarde de ayer los vecinos ya podían pasar por el puente.

Lo que reafirmó la nueva inspección técnica es que la infraestructura no puede soportar el paso de vehículos. Por lo que no estará permitida la circulación hasta que finalmente el puente pueda ser rehabilitado. Una obra que desde el ejecutivo esperan «empezar a corto plazo». En este sentido, el alcalde, José Chulvi, recordó que la licitación de la obra, «que no se ha ejecutado hasta el momento por el abandono de la empresa que resultó adjudicataria», será la próxima semana.

Alcantarillado

Por otra parte, el Ayuntamiento de Xàbia inicia la ampliación de la red del alcantarillado y lo hace proyectando los primeros cuatro colectores: dos en el Montgó, otro en Lluca y un cuarto en la zona del Cap de la Nao. El consistorio destinará 54.286 euros a esta primera fase del proyecto, de los cuales 13,794 euros serán para dibujar la canalización en Montgó 1; otros 13.334 euros para redactar el de Lluca; 14.157 euros para el proyecto Montgó 3; y 13.001 euros para el del Cap de la Nao.

Con este plan el ejecutivo xabiero espera «resolver los problemas que generan las aguas residuales de las áreas del diseminado y cumplir con las exigencias que marca la nueva ley urbanística valenciana (Lotup)». De hecho, remarcaron que esta normativa «es mucho más restrictiva en esta materia y deja claro que las casas habrán de conectarse al alcantarillado, y limita a casos muy concretos la opción de utilizar un sistema de depósito estanco individual».

Conscientes de que hay «miles de viviendas sin conexión», el alcalde apuntó que están planificando una considerable mejora de la red de alcantarillado a desarrollar a corto plazo y que supondrá una inversión de unos ocho millones. «La administración local costeará las tuberías mientras que las conexiones serán a cargo de los particulares».