Las ventas en el centro de Dénia se resienten en Fallas por la falta del turista de Madrid

Un momento de la ofrenda de flores a la Mare de Déu, con el público disfrutando al ver pasar a la 'xicalla' fallera. / Tino Calvo
Un momento de la ofrenda de flores a la Mare de Déu, con el público disfrutando al ver pasar a la 'xicalla' fallera. / Tino Calvo

La presidenta de Acade destaca que han hecho menos caja que en años anteriores al no haber sido festivo el día de San José en comunidades vinculadas a la ciudad

R. GONZÁLEZ DÉNIA.

Una vez echado el cierre a las Fallas, los comercios de Dénia hacen balance de cómo han ido las ventas durante esos días en los que muchos turistas se acercaron a la capital de la Marina Alta para disfrutar de esos efímeros monumentos que el fuego hizo desaparecer el martes por la noche. Pese a la presencia de visitantes, el hecho de que no fuera festivo en comunidades como Madrid ha hecho que se resintieran las cajas de los establecimientos en comparación con años anteriores.

La presidenta de la Asociación de Comerciantes Autónomos de Dénia (Acade), Paula Suárez, apuntó ayer que han echado en falta la afluencia de turistas, sobre todo madrileños, que se acercan a la ciudad a pasar el puente porque tienen segunda residencia. Ese potencial cliente decidió no hacer un viaje relámpago, ya que no tenía puente porque el día de San José no fue festivo nacional. Esa situación se dejó notar especialmente en el centro, donde las cajas que hicieron los establecimientos comerciales resultaron «más flojas». En esa zona «por regla general las ventas han disminuido» con respecto a otras ocasiones, recalcó.

Sin embargo, en otros puntos de Dénia, como Saladar y sus inmediaciones, el balance es similar a anteriores ocasiones, comentó Suárez.

Según indicó la presidenta de Acade, el negocio que suelen hacer los comerciantes durante las fiestas josefinas supone un «alivio» tras el frenazo que experimentan después de la campaña navideña, lo que les proporciona «un poco de vida». Se han hecho ventas, admitió, pero no tantas como cabía esperar si se toman como referencia las temporadas en las que el día 19 era fiesta nacional o al menos también en la capital de España.

Asimismo, señaló que esta circunstancia se une a que «la campaña del día del padre no ha sido relevante en ventas tampoco».

Respecto al tipo de turista que se acercó durante las fiestas josefinas, fue principalmente el de la propia Comunitat Valenciana el que se decantó por pasar estos días en la capital de la Marina Alta, aprovechando que se había cogido el punto. Además, en las calles se pudo ver a visitantes foráneos, que disfrutaron con el colorido de los monumentos falleros y la fiesta y la música que llenaron los distintos barrios.

El broche de oro de los festejos lo puso la cremà de las fallas plantadas en las demarcaciones. Numerosas personas se reunieron alrededor de estos monumentos en sus últimos instantes de vida antes de que las llamas los redujeran a cenizas. La velada transcurrió sin incidentes de relevancia. El jefe del parque comarcal de bomberos, Javier Fayos, explicó que lo más remarcable fue el retraso de 45 minutos en el horario de quema de la falla infantil de Port Rotes porque no estaban los cargos a la hora prevista.

Fayos relató que esa demora obligó a reorganizar el dispositivo de manera que en una de las demarcaciones solo hubo un equipo controlando en uno de los puntos en lugar de los dos que tenía previsto. De esa forma consiguieron que los ninots empezaran a quemarse con muy poca dilación. Además, incidió en que por suerte no hizo viento que dificultase las tareas de los bomberos.

Pantallas para la cremà

El responsable del parque hizo hincapié en que los materiales plásticos que se utilizan hoy en día en la confección de estas obras de arte efímero generan humo tóxico y tienen una gran carga térmica cuando arden, lo que supone más riesgo y que cueste más refrigerar las fachadas. Este año han sido dos las comisiones, Centro y Oeste, las que han utilizado unas pantallas especiales para la protección de los edificios. Según, subrayó, estos elementos «facilitan nuestro trabajo y dan un buen resultado».

Javier Fayos detalló que el montaje puede ser un poco engorroso pero que los beneficios han que valga la pena. Centro ya las había usado en otras ocasiones y en Valencia es más habitual. En su opinión, estas piezas poco a poco se irán haciendo más habituales.

Por otra parte, muchos visitantes aprovecharon estas fiestas para hacer un recorrido por las distintas demarcaciones de Dénia para ver sus monumentos. Algunos prefirieron hacer esa ruta por la ciudad con patinete eléctrico. De hecho, había establecimientos que alquilaban estos vehículos para ese fin a unos precios económicos.

Más