Veïns del Montgó denuncia que Dénia pone las baterías de buzones a 1,5 kilómetros de las casas

Una de las baterías de buzones que se han instalado en Dénia ante el próximo fin del reparto del correo ordinario en el diseminado. / R. G.
Una de las baterías de buzones que se han instalado en Dénia ante el próximo fin del reparto del correo ordinario en el diseminado. / R. G.

El Ayuntamiento inicia la colocación de casilleros a puertas de las elecciones, varios meses después de que los usuarios pagaran los 108,9 euros de coste

R. GONZÁLEZ DÉNIA.

El Ayuntamiento de Dénia ha comenzado a colocar las nuevas baterías de buzones pluridomiciliarios ante el fin del reparto del correo ordinario en el extrarradio de Dénia, en las zonas catalogadas como especiales. Su ubicación ha provocado cierto resquemor en la asociación Veïns del Montgó. En varias ocasiones el colectivo ya había expresado su malestar porque el Consistorio no había aceptado el ofrecimiento de los casilleros que ya tenían. Ahora el malestar se centra en la distancia. Según denunció ayer su representante, Jaime Fermín Ribes, algunas personas tendrán que recorrer 1,5 kilómetros o más hasta el punto donde les tocará ir a recoger su correspondencia.

«Están mal y lejos», aseguró el representante de la asociación. Según señaló, con estas baterías no se puede considerar que se ofrece un servicio, ya que obligan a las personas a desplazarse y recorrer una distancia importante hasta el punto que le ha sido designado. Tan poco ha gustado esta medida y estas ubicaciones que muchos ciudadanos que residen en el Montgó han optado por no abonar al Consistorio los 108,9 euros que costaba la concesión por doce años de un buzón en una de las baterías.

Al respecto, comentó que muchos han preferido evitarse el pago y desplazarse un poco más hasta la oficina de Correos, puesto que allí mantendrán la correspondencia ordinaria durante quince días. Jaime Fermín Ribes remarcó el descontento entre numerosos vecinos del Montgó, porque consideran que «se nos ha atracado». Por un lado, porque van a dejarles sin un servicio. Y por otro, porque a los que quieran tener un buzón les obligan a desembolsar una importante cantidad por algo que tendrán en concesión.

Para el representante del colectivo, esta situación, la carencia de servicios y la falta de inversiones les hacen sentirse «discriminados y desatendidos». En su opinión, los vecinos de esa zona pagan sus impuestos y unos recibos del IBI muy elevados pero después no reciben la contraprestación que correspondería al aporte económico desembolsado. Según dijo, la razón de que les tengan olvidados es que «los votos no están aquí».

El Consistorio ha empezado a instalar las 16 baterías para la correspondencia justo a puertas de las elecciones. La presencia de estos casilleros pluridomiciliarios llaman la atención a las personas que pasan a su lado. Se están instalando en 16 puntos del diseminado. En total se colocarán cerca de 1.100 buzones, de los que casi 900 corresponden a los contratados por los ciudadanos y el resto se reservan para los que en el futuro se decidan a solicitar alguno.

El reparto del correo ordinario en el diseminado (el Montgó, Les Rotes, Les Marines y Les Deveses) acabará a finales de junio, fecha fijada en la enésima prórroga solicitada por el Ayuntamiento. Desde el Consistorio se abrió un plazo el pasado verano para que los interesados se apuntaran y hacer una estimación del coste que tendría. Una vez analizados los datos, del 5 al 30 de noviembre los que quisieron una casilla abonaron 108,9 euros. Desde entonces, los vecinos están a la espera de tener su buzón.

Más