Los vecinos de Pego pagarán menos IBI tras la rebaja del tipo impositivo al 0,95%

Imagen de la corporación de Pego una de las últimas sesiones plenarias. / B. O.
Imagen de la corporación de Pego una de las últimas sesiones plenarias. / B. O.

El PSPV y Ciutadans Pego tensan la relación con Compromís al desestimar la propuesta de estos últimos para bajar la tasa al 0,94%

B. ORTOLÀPEGO.

Los vecinos de Pego pagarán menos por su recibo del IBI. El pleno celebrado el jueves aprobó rebajar al 0,95% el tipo impositivo. Una decisión que volvió a mostrar la tensión que mantienen el ejecutivo del PSPV y Ciutadans de Pego con Compromís.

Y es que una centésima ha sido la última causa del enésimo enfrentamiento entre ambos frentes. Ya que a la propuesta inicial, la que debía debatirse, situaba la rebaja hasta el 0,95% con el objetivo de compensar la revalorización anual del 10% del valor catastral de los inmuebles del municipio. Pero desde Compromís presentaron una enmienda para que la rebaja fuese una centésima superior y el tipo impositivo quedase en el 0,94%. Según los nacionalistas, en un acuerdo alcanzado en un pleno de 2017 propusieron que en cada ejercicio presupuestario «el consistorio valorase la conveniencia de modificar el tipo impositivo para compensar la subida de la base impositiva, de forma que el incremento de la cuota del impuesto fuese mínimo, sin que por ello supusiese una disminución de la recaudación municipal».

A priori, la diferencia de una centésima no resulta exagerada, aunque si lo es al hablar en terminos de recaudación, dejar el 0,95%, indicaron ayer los nacionalistas, supone un incremento de 55.000 euros más para las arcas del consistorio, «con con nuestra propuesta no se incrementa la presión fiscal sobre los ciudadanos, es casi nulo», afirmaron

El alcade Enrique Moll asegura que la decisión está basada en los datos de los técnicos

Finalmente la enmienda del Compromís no contó con el apoyo de los miembros del gobierno (PSPV y Ciutadans de Pego), que votaron en contra, ni tampoco del resto de miembros de la oposición, Ciudadanos y Partido Popular, que se abstuvieron.

El alcalde del municipio, Enrique Moll, explicó que la bajada que finalmente salió adelante, está sujeta al plan de ajuste que empezaron a desarrollar en el año 2011, «en él viene marcado que la rebaja para este ejercicio debía llegar al 0,95».

Los socialistas lamentaron que la propuesta del grupo Compromís «da la sensación que sea para anotarse un punto de cara a la galería, para que en los titulares salga que gracias a ellos se ha hecho una rebaja. Pero ¿por qué en vez de 0,94, no se situa en 0,93 o 0,90? Está muy bien dar cifras para quedar bien con los vecinos, pero hay que dar razones convincentes». A este último respecto, el primer edil, aseguró que su decisión está basada en los datos que maneja n los técnicos municipales.

Los argumentos de los socialistas no convencieron a los miembros de Compromís, quinenes lamentaron la postura del ejecutivo, «han puesto en riesgo las grandes inversiones que requiere nuestro pueblo, con la aprobación de un incremento desorbitado de las retribuciones de los políticos. Ahora no pueden cargar esa responsabilidad sobre las espaldas de los vecinos incrementando la presión fiscal».

Para los nacionalistas los vecinos de Pego «ya pagan suficiente IBI, por ello solicitabamos una reducción mayor apelando a la responsabilidad».