Vecinos del Palmar de Dénia denuncian que pagan IBI urbano en zona rústica

Terrenos situados en la zona del Palmar de Dénia, con el Montgó de fondo. / Tino Calvo
Terrenos situados en la zona del Palmar de Dénia, con el Montgó de fondo. / Tino Calvo

La ausencia de un planeamiento provoca discriminación al tributar al Catastro pese a que años atrás el Consistorio les dio la razón

R. GONZÁLEZ DÉNIA.

Vecinos de la zona del Palmar están hartos de tener que pagar un tipo de IBI (Impuesto de Bienes Inmuebles) que no les corresponde. Denuncian que llevan años abonando este impuesto como si estuvieran en suelo urbano cuando les tocaría pagar como rústico y exigen que se les dé una solución porque están cansados de «ir dando tumbos» del Ayuntamiento de Dénia al Catastro y que de ahí les remitan de nuevo al Consistorio.

Uno de los afectados asegura que «no hay derecho» que tenga pagar cada un recibo tan alto cuando solo le correspondería «unos 70 u 80 euros». En cambio, el impuesto que le llega supera los 700 euros. «Eso para mí que estoy jubilado es mucho, nos cobran una cosa que es injusta».

En este caso existe el agravante de que desde el año 2008 «lo tengo arreglado», pues acudió al Ayuntamiento, allí le dieron la razón y le prepararon una carta para que la llevara al Catastro y que procedieran a actualizar su situación. Así lo hizo pero el siguiente recibo no bajó. De poco le sirvió que reclamara en ambos lados, «nos tienen como a una pelota y «no se arregla», lamenta con pesar.

A este malestar por no ver atendida la petición se le suma el hecho de que no todos los vecinos del Palmar se encuentran en la misma situación. Según explican los afectados, hay otros propietarios de parcelas que desde 2013 lo tienen solucionado y que desde entonces abonan el impuesto del IBI para zona rústica, lo que les hace sentirse todavía más discriminados. No entienden que en ese momento no se actualizara para todos los que estaban en esa misma situación.

El problema radica ahora, en que la ausencia de un planeamiento en vigor en la ciudad, mantiene paralizado ese cambio de tributación que debería aplicarse.

En 2015 se modificó un apartado de la Ley del Catastro en la que se recoge que los suelos urbanizables sin planeamiento de desarrollo pormenorizada deben ser considerados de naturaleza rústica y, por tanto, aplicarles unos criterios de valoración acordes a esa nueva situación. En julio de ese año, el Ayuntamiento de Dénia recibió una petición de la gerencia territorial para que le facilitase la documentación relativa a los casos afectados por esa modificación. Cosa que hicieron en agosto de 2016, una vez recopilados todos los datos requeridos.

Desde entonces y hasta ahora se han producido varias reuniones entre ambos. El pasado septiembre, según cuenta el concejal de Hacienda de Dénia, Paco Roselló, Catastro les informó que «debido a la anulación del planeamiento urbanístico no existe seguridad jurídica para afrontar la modificación». Esta solo se producirá cuando entre en vigor una nueva normativa urbanística. Como ese no es de momento el caso, los vecinos afectados se verán obligados a seguir pagando un IBI urbano, lo que implicará un recibo alto, pese a cumplir el criterio de rústico.

 

Fotos

Vídeos