Los vecinos de Les Deveses se suman a las denuncias por la falta de luz en la carretera

Uno de los tramos de la CV-730 que no cuenta con alumbrado. / B. ortolà
Uno de los tramos de la CV-730 que no cuenta con alumbrado. / B. ortolà

Los residentes del tramo de playa más alejado del centro de Dénia temen que se produzcan accidentes por el elevado paso de gente y coches

B. ORTOLÀDÉNIA.

Los vecinos de la zona de les Deveses se han sumado a las denuncias realizadas estas semana por los residentes de la urbanización Nova Dénia, quiénes aseguran que llevan 40 años sin alumbrado en la calle, concretamente en la CV-730, conocida como la carretera de Les Marines.

Según explican los primeros, se trata de un problema «generalizado» en todo el tramo que va desde dicha urbanización hasta casi el tramo final de la vía que termina en el puente peatonal que atraviesa el río Molinell, «de hecho en esta última zona si hay algo de alumbrado, el tramo sin luz, básicamente termina en el desvío a la N-332, por donde se sitúa el autocine». Aseguran que en algunos tramos «la única luz que existe es la de los carteles luminosos de los establecimientos de restauración». Un problema con el que tienen que convivir miles de personas que residen en verano en este punto del litoral.

Muchos de los vecinos reconocen que se trata de una carretera, «como esta hay muchas sin luz, pero en este caso existe la particularidad de que el vial está situado en una zona donde se congrega mucha gente durante los meses de verano». Aseguran que este tramo de la CV-730 es un lugar de paso de mucha gente que veranea en apartamentos situados al otro lado de la carretera y van hasta la playa a pie «la gente sale a pasear por la zona con linternas», la poca visibilidad por las noches aumenta el riesgo de atropellos.

Muchas de las personas que pasean por la zona lo hacen equipadas con linternas

Por suerte, indican, los vecinos «no recordamos ningún incidente grave, pero principalmente porque los vecinos de la zona ya saben cómo está la situación y van con mucho cuidado. Los hay incluso que han renunciado a salir a dar su paseo». Afirman que algunos vecinos, con edad más avanzada, tampoco les gusta ir a tormarse el baño o estar en la playa en las últimas horas de la tarde, «porque empieza a haber poca luz y para regresar a su casa deben atravesar la carretera, no les hace ninguna gracia». En cuanto a las declaraciones del ejecutivo en las que apuntaban que habrá que priorizar en los puntos que necesiten alumbrado para mejorar aspectos como la seguridad vial, temen que este punto del término municipal «no será uno de los agraciados».

Lamentan que se trata de una situación que se repite «desde hace ya muchos años. El problema es que estamos muy alejados de la ciudad y la mayoría de los que vivimos aquí no votamos, solo les interesamos para recaudar los impuestos que pagamos religiosamente, deberíamos pagar arreglo los servicios que nos dan».

La poca iluminación del vial no es el único problema que padecen los residentes del último tramo de playa situado en el término municipal de Dénia, el más alejado del núcleo urbano de la capital de la Marina Alta. Denuncian la falta de alcantarillado, «aquí las viviendas tienen todas fosas sépticas, hay peligro de que las que están más cerca de la playa puedan filtrarse con el agua del mar y contaminarla», comentan.

Caminos privados

La concentración de bañistas en estos puntos es de tal envergadura en determinadas horas del día que algunos de los vecinos no pueden acceder a sus viviendas, situadas en caminos privados. «Aunque no son públicos, no nos permiten poner vados ni vallado, por lo que la gente los aprovecha para aparcar mucho más cerca de la playa», aseguran.