Los vecinos de Les Bassetes denuncian de nuevo el mal olor en los ramales de las acequias

Una de las acequias de la zona de les Bassetes donde el agua estancada emana un hedor «insoportable» para los vecinos. / B. Ortolà
Una de las acequias de la zona de les Bassetes donde el agua estancada emana un hedor «insoportable» para los vecinos. / B. Ortolà

Aseguran que existen algunas zonas donde no se ha retirado el limo, así como otros desechos que provocan el «insoportable hedor»

B. ORTOLÀDÉNIA.

Los vecinos y residentes de Les Bassetes en Dénia, viven el periodo estival con zozobra debido a los malos olores que desprenden las acequias y sus ramales que pasan por la zona. Este verano no ha sido menos y, nuevamente han denunciado el hedor que emana, principalmente, de algunos de estos conductos, los que están más cercanos al segundo regatxo, «estar en la parada de autobús es insoportable para los usuarios, además de insalubre e inseguro», apuntaron ayer desde la asociación de vecinos.

Apuntan que el problema es la fina capa de limo que se crea en las acequias, «debido al agua que queda estancada de las lluvias o de l a que entra del mar, aunque esta última es menos frecuente».

Este problema de malos olores, remarcan, se repite todos los veranos, «principalmente en las acequias del Sarc y la del segundo regatxo». Aunque afirman que estos dos puntos «están bastante limpios este verano, el consistorio tuvo a bien realizar una limpieza para retirar esa capa de limo y suciedad». También se han limpiado algunos de los ramales, «algunos trozos se han cubierto con piedras y se ha mejorado la situación, pero no se ha hecho con todos, es lo que no entendemos».

Otras de sus preocupaciones es la falta de seguridad vial en varios puntos

Por esta razón solicitarán al consistorio que les indique si van a seguir con la limpieza del resto de ramales que todavía están sucios, «deben sanearse y cubrirse ya, especialmente el trozo de acequia que hay junto al segundo regatxo y un restuarante, que presenta un peligro para los viandantes y los niños».

Además de los problemas de suciedad en las acequias, los vecinos de Les Bassetes también reclaman mejoras en otros aspectos del servicio de limpiezas: «las escaleras por las que se accede a la zona donde se patina, por ejemplo, están muy sucias», apuntan.

También hay problemas con los contenedores. En algunos puntos solicitan que se soterren, como en la zona de Madrimar, mientras que en otros piden que se instalen 'containers' con un pedal, «hay personas mayores que no pueden levantar las tapas porque necesitan las dos manos para sostener la bolsa de basura. Pero lo que más preocupa son los contenedores los destinados que se encuentran cerca de los restaurantes de la zona, «deberían limpiarse más a menudo, pues los desechos producen malos olores, moscas e incluso se acumulan líquidos que producen un hedor insoportable. O al menos habría que facilitarles a los negocios de restauración contenedores para ellos solos y que saquen la basura cuando acaben por la noche». Algunos residentes de la zona remarcaron ayer la necesidad de que el consistorio «aumente los trabajos de limpieza en la zona en verano porque hay mucha más gente y el calor hace que el tufo sea mucho mayor, no es de recibo para los turistas que pueden hospedarse por la zona, ni mucho menos para las personas que viven en Les Bassetes todo el año».

Otras de las preocupaciones de los vecinos de la zona es la seguridad vial. En algunas calles, indican, hay poca visibilidad, «en la vía Mussola habría que recortar los setos que hay arriba del puente de la acequia porque no se puede ver nada».

También les preocupa la parada de autobús situada delante de los apartamentos El Sarc, «la marquesina esta en un lugar muy estrecho y las personas que quieren utilizar este transporte público tienen que invadir la carretera para acceder al autobús». Para intentar dar solución a este problema, los vecinos sugieren un traslado de la parada «a un lugar donde sea más ancho el arcén y aumentar así la seguridad».

Por último demandan la instalación de un espejo en la carretera de Les Marines, a la altura de la calle Bessuc, «porque no hay ningún tipo de visibilidad y la gente se juega su integridad física al intentar salir a la carretera». Además piden que se pinten los pasos de cebra de la zona, «la mayoría están borrados».