La Vall de Gallinera recurre a su pasado para potenciar el turismo

La comitiva encabezada por César Sánchez durante su visita al yacimiento de la Gallinera. / LP
La comitiva encabezada por César Sánchez durante su visita al yacimiento de la Gallinera. / LP

El municipio finaliza este año el proyecto de revalorización de sus yacimientos de Benirrama y Benialí con la creación de un centro de interpretación

B. O. VALL DE GALLINERA.

El arte rupestre será este 2019 un valor en alza, más si cabe, en cuanto a turismo se refiere para la Vall de Gallinera. Este es el objetivo del proyecto de revalorización y musealización de las pinturas rupestres de Benialí y Benirrama que se está llevando a cabo con la ayuda económica de 110.000 euros de la Diputación de Alicante. Una propuesta que tiene como propósito principal para este año la construcción de un centro de interpretación de los yacimientos. «El objetivo es que la gente pueda conocer mejor las piezas de valor histórico con las que cuenta la Gallinera», remarcaron ayer durante la visita del presidente de la Diputación, César Sánchez, al municipio del interior de la Marina.

Este nuevo espacio de interpretación estará ubicado en el Ayuntamiento, en el núcleo urbano de Benialí, y será la pieza final del proyecto de revalorización que arrancó en 2017 y se ha llevado a cabo en tres fases. En la primera de ellas, se documentó gráfica y digitalmente el conjunto de pinturas y se mejoraron las sendas de acceso a los abrigos, así como confección de otra que conecta ambos emplazamientos históricos, situados en Benialí y Benirrama. También se instaló un sistema piloto de seguridad en Benirrama, que detecta el movimiento y pone sobre aviso a las autoridades locales.

Mientras que en 2018 se mejoró la plataforma de observación de Benirrama y se diseñaron y construyeron los paneles en los abrigos para los visitantes. Además del centro de interpretación, en la tercera fase se desarrollarán programas de dinamización cultural y de conservación.

Según Sánchez, es «prioritario conservar y poner en valor nuestro patrimonio para que forme parte de nuestra oferta cultural y turística». Una idea que compartió el alcalde de la localidad Toni Pardo, quien durante la visita del presidente de la Diputación aprovechó para pedir «explicaciones por el retraso de las obras que se están llevando a cabo en Benialí». El primer edil hizo llegar a Sánchez el «malestar de los vecinos por unas obras que se han ejecutado mal, que todavía no han terminado y que ahora están paralizadas sin saber cuándo se reanudarán ni si se solucionarán todos los errores».

Más