Trabajos a mano y de desbroce selectivo para regenerar la zona incendiada de la Granadella

Fran Quesada junto a la edil de Xàbia Kika Mata y los técnicos, durante la visita a la zona que quedó afectada por el incendio. / B. Ortolà
Fran Quesada junto a la edil de Xàbia Kika Mata y los técnicos, durante la visita a la zona que quedó afectada por el incendio. / B. Ortolà

La Generalitat sacará a licitación un proyecto de regeneración por más de 462.000 euros que contempla también la restauración de muros de este enclave de Xàbia

B. ORTOLÀ XÀBIA.

«La regeneración de la Granadella en estos años ha sido muy positiva, nosotros ahora debemos trabajar en el acompañamiento de dicho proceso». Así explicó ayer el secretario autonómico de medio Ambiente y cambio climático, Fran Quesada, el proyecto que licitará en breve la Generalitat para seguir con la recuperación de este enclave de Xàbia que quedó arrasado por el fuego en septiembre de 2016.

Se tratará de un trabajo casi artesanal, «habrá que hacer muchas cosas a mano, como la reparación de los muros de piedra seca de las zonas abancaladas». Son estructuras levantadas antaño y cuya función era la de contención de la tierra para evitar la erosión que afectaba. En total se contempla recuperar un total de un total de 2.857 metros cúbicos, que «además de frenar la degradación de la tierra, favorecerán la regeneración del matorral rico en especies endémicas».

También habrá que retirar algunas especies de forma selectiva para bajar su densidad, «se trata de variedades vegetales pirófitas, es decir, que tienen muchas más facilidad de quemarse en una situación de incendio, por ello es mejor quitarlas». Entre ellas, destaca la presencia de la aulaga en la zona.

Los técnicos estiman que se actuará en una superficie cercana a las 150 hectáreas

Según los técnicos, además es necesario reducir la presencia de pimpollos germinados, así como efectuar el clareo y la poda del pino adulto que se salvó en el 2016: «Su crecimiento ha quedado estancado por la elevada densidad de pies por hectárea».

El objetivo de estos trabajos es acelerar los mecanismos naturales de recuperación de los hábitats afectados por el fuego. Se busca con ello conseguir una masa forestal con mayor resistencia y resiliencia frente a los incendios forestales.

De hecho los técnicos que acompañaban ayer a Quesada en su visita a la Granadella, remarcaron la rapidez con la que se ha regenerado de forma natural este punto de la costa xabiera. «Durante la primera primavera post incendio crecieron muchos gladiolos, parecía un jardín rosa», apuntó la concejal de Servicios, Kika Mata, quien también estuvo presente en la visita.

Según los técnicos, «ahora lo que hay que hacer es acompañar a esta regeneración». Las actuaciones previstas afectarán a una superficie de 148,62 hectáreas y contarán con un presupuesto de 461.951,93 euros. Una dotación que forma parte de Programa Operativo de la Comunitat Valenciana 2014-2020 y que está financiado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder).

Este proceso de regeneración no es el primer trabajo tras incendio que se realiza en la Granadella. De hecho, el pasado mes de noviembre finalizaron las labores de mejora en las zonas colindantes al camino que lleva hasta la playa. Las principales tareas que se realizaron fueron las de retirada de los árboles que quedaron calcinados, así como la reducción de vegetación en la zonas cercanas a las viviendas, como medida de prevención.

Visión a largo plazo

Durante la visita, Quesada incidió también en que esta actuación de mejora del entorno de la Granadella «tiene que enmarcarse en una visión a largo plazo, que afecta a la totalidad del espacio 'Acantilados de la Marina', para el cual se han confeccionado unas normas de gestión y está previsto que se inicie su exposición pública en los próximos días».