El temporal engulle playas en Dénia y obliga a evacuar a 6 personas en El Verger y Els Poblets

Bañistas paseando por lo que queda de la playa de Les Deveses, en la que el agua llega a tocar el muro. / Tino Calvo
Bañistas paseando por lo que queda de la playa de Les Deveses, en la que el agua llega a tocar el muro. / Tino Calvo

El agua del mar llega hasta el muro y entra en varias viviendas de primera línea en Les Deveses y hace desaparecer Blay Beach

R. GONZÁLEZ/K. CARRIÓDÉNIA.

Los efectos del temporal quedaron patentes ayer en distintos puntos de la Marina Alta. El mar se engulló varias playas en Dénia y la lluvia obligó a evacuar en la madrugada del martes al miércoles a seis personas en El Verger y Els Poblets. Las lluvias, en el caso de Pego, superaron los 148 litros por metro cuadrado, según datos de Avamet.

Los momentos más problemáticos se vivían sobre las dos de la madrugada. Los bomberos del parque comarcal de Dénia tuvieron que acudir a la calle l'Almàssera de El Verger, donde se tuvo que desalojar a cuatro personas de una vivienda porque las precipitaciones acumuladas en el tejado hacían temer que se cayera el falso techo. Los afectados se fueron a pasar la noche a casa de familiares. También en Els Poblets la Policía Local y los bomberos tuvieron que ayudar a dos mujeres porque entraba agua en sus viviendas, ubicadas cerca de la playa. Una de ellas se fue con su hijo y la otra regresó a su casa en cuanto se solventó el problema. También se registraron algunos desprendimientos en edificios de Dénia.

El litoral de la capital comarcal también se vio especialmente afectado, como en el caso de Les Deveses. Allí el agua del mar se tragó el tramo de arena, llegó hasta el muro y entró en varias viviendas y sótanos de primera línea. Vecinos de la zona relataron ayer que la fuerza del oleaje hizo que alguna escalera de acceso a la playa quedara al airea al llevarse los bloques que tenían en la parte inferior.

La lluvia, que rondó los 150 litros en Pego, ha resultado beneficiosa para los campos y la agricultura

Aunque ya están acostumbrados a que esto ocurra con cierta frecuencia, los vecinos aseguraron que era «una vergüenza que estemos así con un temporal tan corto, si llega a estar varios días lloviendo no sé cómo habríamos quedado».

Otro punto donde el mar hace desaparecer un tramo de playa es Blay Blay Beach. Allí también el agua golpeaba los muros. En el caso de la Marineta Cassiana, el agua le había ganado terreno a la arena, incluyo alcanzó la zona de bancos y asientos del chiringuito que hay junto al paseo. Eso no impidió que a primera hora de la mañana numerosas personas se diesen cita en ese punto de la costa para participar en la sesión de gimnasia, como habían hecho el resto del verano.

Este episodio de lluvia dejó 140 litros en el litoral norte de Dénia, 135 en la Vall d'Ebo, casi 110 en Benigembla, 93 en la Vall de Gallinera, 85,6 en Pedreguer, cerca de 84 en El Verger y 75,7 litros en Els Poblets.

En el lado positivo, las lluvias resultaron muy positivas para la agricultura y dejaron a los acuíferos de los que se abastecen los campos de la comarca con reservas más que suficientes para pasar el resto de la campaña estival. Los municipios que más se han beneficiado de las precipitaciones son aquellos que lindan con el río Girona.

Algunas localidades ya disfrutaban de capacidad para pasar agosto, pero otras como El Verger dependían de estas lluvias para dejar de preocuparse por el suministro para los campos. La Comunitat de Regants aseguró que «sin este temporal, los agricultores hubiesen pasado muy justos el verano, suponiendo más gasto para ellos». Los campos de El Verger necesitan de un buen flujo de agua debido al cambio de cultivos de la zona, donde se empieza a trabajar con aguacates que dependen de un buen suministro.

La Vall d'Ebo

La Vall d'Ebo es la zona que más se ha beneficiado. Los campos cercanos aprovechan la gran cantidad de agua que el temporal dejó por el término, aunque el manantial todavía registraba cantidades más que suficientes para el suministro local. Sin embargo, en Pedreguer necesitaban precipitaciones para paliar el escaso suministro de la zona. Según comentó el secretario de la Comunitat de Usuaris i Regants del Riu Girona, Pepe Noguera, varios términos cercanos tenían la misma situación de «urgencia hídrica» para evitar el abandono de los cultivos. Noguera explicó que «muchos agricultores han dejado los campos por los gastos insostenibles y el agua es uno de los más grandes».

El Marjal de Pego quedó inundado tras el temporal, aunque según afirmó el alcalde, Enrique Moll, «no es perjudicial», sino todo lo contrario. «La lluvia ha hecho mucho bien a la tierra», aseguró el primer edil. El aspecto negativo es que los paseos en barca por este paraje se han suspendido temporalmente.