«Nos temimos lo peor al ver a la tripulación con chalecos»

Los pasajeros esperan con los chalecos aún a bordo. / lp
Los pasajeros esperan con los chalecos aún a bordo. / lp

La mayor preocupación de las familias que viajaban a bordo fue conseguir calmar a los más pequeños

B. O.DÉNIA.

«Hemos mantenido la calma por nuestra hija, pero al ver que la tripulación se ponía los chalecos, nos hemos temido lo peor». Así relataban ayer Carl y su esposa los momentos más tensos vividos dentro del ferry encallado a escasos metros del puerto de Dénia. Esta pareja de ingleses se mostraba, ya en tierra firme, aliviada. «Lo peor es no saber que está pasando fuera, si el barco se está hundiendo o qué. Había gente, tanto niños como más mayores que se pusieron muy nerviosos», dijeron. También les molestó que desde la naviera «nadie nos haya facilitado un lugar para poder pasar la noche, nos han dicho que todo estaba lleno, al final nos hemos tenido que quedar a dormir en unos bancos».

El problema, apuntaron, es que no sabían dónde estaban exactamente. «Si desde el principio nos alguien nos hubiese dicho que estábamos cerca del puerto y que ya había un dispositivo en marcha para rescatarnos , la gente no se habría puesto tan nerviosa», señalaron.

Para otra pareja de Alicante lo más difícil fue «mantener la calma con un niño pequeño. La gente estaba demasiado nerviosa y quieras o no, los niños lo notan». Según indicaron, les vino de perlas que en Dénia estuviesen de fiestas: «Cuando íbamos a bordo de la embarcación de Salvamento Marítimo observamos que estaban lanzando un castillo de fuegos artificiales, parecía que lo estuviesen haciendo por nosotros».

«Oímos una especie de crujido, pero no muy fuerte», cuentan viajeros afectados

En lo que si coincidió la mayoría de los pasajeros al recordar el accidente fue en que no esperaban que fuese tal y como sucedió. «Oímos una especie de crujido, pero no muy fuerte, luego se movió todo un poco, aunque no fue de forma muy brusca, incluso hubo algunas personas que no se enteraron de lo sucedido hasta que lo dijo la tripulación», explicaron algunos pasajeros.