La tecnología se convierte en la protagonista de las jornadas de 'Escoles Rurals' de Murla

Manu Velasco en un momento de su conferencia. / b. ortolà
Manu Velasco en un momento de su conferencia. / b. ortolà

Ponentes como Mauel Velasco, David Talavera o Bernardo Jareño muestran a los 200 asistentes las nuevas técnicas de enseñanza

B. O. MURLA.

Las jornadas 'd'Escoles Rurals' que celebra Murla anualmente ha confirmado su consolidación. Lo demuestran tanto el número de asistentes registrado en la tercera edición celebrada el pasado fin de semana (completaron las 200 inscripciones), como la calidad de los ponentes, entre los que participó Manu Velasco, Premio Nacional Magisterio 2018.

La oratoria de este profesor leonés encandiló a todos los presentes. Velasco abordó uno de los puntos más complicados de la docencia, cómo motivar al alumno. Hizo un alegato en favor del aprendizaje basado en las viviencias y experiencias, «aportan mucho más que hacer tantos ejercicios». Según el profesor, es necesario acabar con los horarios encorsetados y apostar por más movilidad a la hora de enseñar.

Para el mejor maestro de España, es importante «recuperar nuestra infancia para sacar las flores de cada niño». También recomendó a sus compañeros «dejar los problemas en casa a la hora de acudir al colegio a enseñar».

Aunque la ponencia de Velasco fue el plato fuerte de estas terceras jornadas, no fue la única que encandiló a los presentes. No fue para menos, se tocaron temáticas actuales como la realidad aumentada o la gamificación. «Los ponentes han conseguido sorprendernos y aportarnos muchas cosas nuevas que podremos aplicar en nuestro día a día con los alumnos», indicó Raquel Ronda, encargada de la organización del evento educativo.

Pedro Cifuentes, Premio Nacional Educación para el Desarrollo 2018 habló sobre el uso de la narrativa gráfica en el aula. Cómo trabajar con imágenes, «porque a veces un cómic puede ser una herramienta más efectiva para enseñar a los alumnos».

Por su parte, David Talavera abordó una técnica que empieza a implantarse en las aulas, la gamificación. Talavera demostró que la educación a base de entretenimiento es posible, «los juegos en el aula aumentan la actitud positiva de los alumnos». Algo similar aplica Bernardo Jareño, Premio Mejor Idea Docente Acción Magistral. Este profesor explicó las posibilidades del mundo virtual en el aulario, el primero que la utiliza en sus clases. Jareño introdujo a los presentes en el mundo de la realidad aumentada «para poder transportar a los alumnos a la antigua Roma».

«Han sido unas ponencias muy didácticas, siempre és un placer aprender con los mejores», aseguró una de las docentes asistente a las jornadas. «Lo bueno es que todo lo que nos hemos aprendido podemos aplicarlo ya en nuestras clases», dijo.