Riuraus Vius reivindica al Consell menos trabas para arreglar estas construcciones

Los participantes en la asamblea anual del colectivo Riuraus Vius, celebrada en el Hort de l'Alé. / LP
Los participantes en la asamblea anual del colectivo Riuraus Vius, celebrada en el Hort de l'Alé. / LP

El colectivo considera que las administraciones deberían dar facilidades ya que hay propietarios que quieren adecentarlas pero desisten ante los obstáculos que les ponen

R. GONZÁLEZ PEDREGUER.

Riuraus Vius reivindica a la Generalitat y a las distintas administraciones que pongan menos trabas a los propietarios que quieran arreglar estas antiguas construcciones vinculadas a la pasa y que forman parte del patrimonio valenciano. El presidente del colectivo, Francesc Puig, lamentó ayer las dificultades que deben afrontar los dueños de estas edificaciones y defendió que les deberían ofrecer «ventajas» para arreglarlos ya que, de lo contrario, muchos acabarán derruidos por el abandono.

Esta cuestión fue precisamente el tema principal que se abordó en la asamblea anual de Riuraus Vius. El encuentro tuvo como escenario el Hort de l'Alé de Pedreguer, que tiene una de estas edificaciones y una estufa restaurados por la Fundació Christian Marc Olmos Vente, que recibió el pasado año el reconocimiento de socio de honor de este colectivo por su labor de recuperación de la cultura de la pasa. Allí se debatió sobre fórmulas que favorezcan las tareas de conservación, como ayudas a la rehabilitación, reducciones de impuestos y menos burocracia.

Francesc Puig destacó que el problema de que algunos riuraus se caigan al suelo se debe a los obstáculos que los dueños se encuentran en el camino y «no por falta de voluntad o por el dinero». Según relató, la construcción en la que se hizo la asamblea se pudo arreglar después de un par de años de gestiones en las que el propietario tuvo que pasar «por una decena de departamentos» y ese largo proceso «desanima».

En ese sentido, el presidente señaló que antes de la reunión el colectivo visitó el riurau de Caragús, cerca del Hort de l'Alé. Puig comentó que su dueño «se ha rendido», ha desistido de su intención de rehabilitar esa construcción ante las trabas que se ha encontrado.

Por otra parte, en la asamblea se concedió el diploma de socios de honor. En esta ocasión los reconocimientos han recaído en José Costa, por sus investigaciones sobre la pasa, y a la Penya L'Escaldà de Xàbia, por ser la primera asociación en reivindicar, hace 40 años, la cultura de la pasa.