Los residentes en la urbanización Nova Dénia llevan casi 40 años sin alumbrado público

Imagen de la zona donde se sitúa la urbanización Nova Dénia, cuyos propietarios reclaman alumbrado público. / B. Ortolà
Imagen de la zona donde se sitúa la urbanización Nova Dénia, cuyos propietarios reclaman alumbrado público. / B. Ortolà

La edil de Territorio reconoce que el consistorio es «incapaz de abarcar todas las demandas de luz del término muncipal»

B. ORTOLÀDÉNIA.

«Llevamos casi 40 años sin tener ningún tipo de luz en la calle, es insostenible, no hay más accidentes porque Dios no lo quiere». Así lamentaban ayer vecinos de la urbanización Nova Dénia, situada a 4,5 kilómetros del núcleo urbano en la zona de Les Marines, la falta de alumbrado público en la zona. Una situación con la que tiene que convivir cerca de 300 familias, repartidas en los 13 bloques de viviendas construidos en la zona.

Según explicaron el problema se inició con la construcción de las viviendas, la actual carretera de Las Marinas CV-730 terminaba en el límite de dichos edificios, la actual plaza de cruce con la calle Assagador del Palmar, «su continuación requirió transformar el Camino de la Almadraba usando metros cuadrados de superficie de las lindes de los edificios para conseguir las dimensiones actuales», apuntaron.

Muchos de los residentes creyeron entonces que con esta cesión se incluiría una mejora de las infraestructuras, entre ellas la iluminación, pero hasta ahora no ha sido así. De hecho, remarcan que desde el año 1992 la carretera de Les Marines está dotada de alumbrado eléctrico, «pero justo en nuestra urbanización termina». Fue a partir de ese año cuando algunos de los vecinos reclamaron su prolongación a toda la zona de viviendas.

Los vecinos admiten sentirse inseguros ante la intensa frecuencia de paso de vehículos

Apuntan que durante los 40 años sin luz han habido algunos incidentes, de hecho uno de los vecinos recordaba dos, ha habido dos atropellos mortales, uno en los años 80 y otro en el 2000. En uno de los incidentes, insistiós, la víctima fue un niño pequeño.

Además de temer por su vida por la falta de seguridad vial, los resientes de la urbanización Nova Dénia reconocen que mucha gente no sale por la calle cuando oscurece, «hay que llevar una linterna para poder pasear por esta zona. Además la gente más mayor tiene miedo a pasear, no sabes a quién te puedes encontrar».

Las peticiones al consistorio dianense para que mejore la zona, apuntan, se han repetido desde aquella primera vez en el año 92. Según explicaron, el trato personal recibido del Ayuntamiento «en las numerosas gestiones llevadas a cabo sobre los asuntos aquí contenidos ha sido excepcionalmente bueno en todos los niveles».

A pesar de ello, ninguna de las corporaciones ha dado solución a los problemas que arrastran desde hace casi ya 40 años, «a pesar de que nos dijeron que el alumbrado estaría instalado en octubre de 2017».

Los vecinos apuntaron que desde en la última respuesta el ejecutivo «mencionó una lista de necesidades. Pero nunca se detalla que marca el orden de esas necesidades ni cuántas tienen más de 40 años de espera y esta densidad de población».

La desesperación de algunos de los propietarios les ha llevado, incluso, a reclamar amparo al Defensor del Pueblo y al Síndic de Greuges. Éste último estamento remitió un escrito al consistorio dianense en mayo de 2018 en el que recomendaban al equipo de gobierno «adoptar con determinación todas las medidas que sean necesarias para terminar con la falta de iluminación de la calle CV-730, pues las personas afectadas están soportando esta injusta situación durante muchos años».

Pese a las quejas, la situación se vislumbra complicada. La concejal de Territorio, Maria Josep Ripoll afirmó ayer que el consistorio dianense es «incapaz de abarca económicamente todas las demandas de alumbrado del término municipal». La edil reveló que se está llevando a cabo un estudio para conseguir reducir el gasto sobre este aspecto. Según Ripoll «habrá que priorizar en los puntos que necesiten alumbrado para mejorar aspectos como la seguridad vial de la zona». Aunque la responsable de Territorio no aclaró cuales son esos puntos prioritarios en el término municipal dianense.

En cuanto a la urbanización Nova Dénia, Ripoll apuntó que las construcciones de aquellos años «se hacían sin contar en este tipo de necesidades».