Rescatan a una tortuga boba en la cala de La Fustera con un fuerte golpe en la cabeza

B. O.BENISSA.

Los animales marinos están viviendo un verano complicado en las costas de la Marina Alta. El Servicio de Salvamento y Socorrismo del Ayuntamiento de Benissa, que coordina el SVS, rescataron ayer por la mañana una tortuga boba cerca de la cala la Fustera, en Benissa. El animal presentaba una fuerte herida en la cabeza y según sus rescatadores, «estaba muy debilitada».

Rápidamente se pusieron en contacto con la Universidad de Valencia y el Oceanogràfic quiénes les dieron las instrucciones precisas para sacarlo del agua, al tiempo que enviaban a un equipo de recuperación hasta el municipio benissero.

El personal de salvamento colocó con mucho cuidado al animal en la embarcación LR Puig Llorença con la que operan por la zona y se la llevó hasta la enfermería, donde la estuvieron refrescando en todo momento. La tortuga «estaba ya más tranquila, muy dócil». Desde el servicio de vigilancia apuntaron que el golpe pudo haberse producido por cualquier artefacto que estuviese flotando en la zona.

El ejecutivo de Benissa estuvo en todo momento informado del rescate, e incluso el alcalde, Arturo Poquet decidió personarse hasta la enfermería para comprobar el estado de la tortuga.

La tortuga boba no es el único animal que sufrió algún percance entre el martes y el miércoles. El servicio de Salvamento y Socorrismo de Benitatxell también recuperó ayer el cuerpo sin vida y ya en descomposición de un delfín en la cala del Moraig. El animal se encontraba en una zona destinada al baño, alrededor de 200 metros de la playa.

Hasta allí acudieron miembros de la Universidad de Valencia, de Salvamento Marítimo, de la Policía Local de Benitatxell, la Guardia Civil de Xàbia del Seprona de El Verger. Debido al fuerte olor y por precaución, decidieron cerrar la playa a los bañistas. Al animal tuvieron que sacarlo con una pala de grandes dimensiones.