El promotor del restaurante del II Muntanyar amenaza con denunciar por prevaricación al Ayuntamiento al denegarle la licenciar

Asegura que su intención primera no era recibir una indemnización millonaria

B. O.

El caso del restaurante del II Muntanyar tiene visos de acabar en los tribunales. El promotor del proyecto afirmó ayer que estudia denunciar al ejecutivo de Xàbia de delito de prevaricación tanto por la vía civil como la penal. Así lo confirmo en un comunicado dirigido a los vecinos del municipio y en el que asegura que su principal objetivo era «rentabilizar el solar desde el cumplimiento de la Ley de Costas y el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Xàbia, recibir una indemnización millonaria no era nuestro modelo de negocio».

El promotor acusa al alcalde José Chulvi de «abuso de poder al iniciar el procedimiento de anulabilidad de la licencia alegando interés general, a nuestro juicio es más personal y electoralista». Remarca, además que la Ley de Costas «prohibe la construcción residencial» y el PGOU «define la parcela como suelo urbano extensivo 'edificable', compatible para el uso de 'hostelería-restauración exclusivo en parcelas recayentes a viario de sistema General», por lo que su propuesta se concebió «de forma detallada para cumplir la ley y la normativa urbanística vigente».

Recuerda también que el nuevo PGOU establece el uso dominante residencial en dicha área, «especificando como única actividad incompatible la industrial, pero no la turística».

Recuerda que la propietaria que denunció el proyecto a través de una web «se vio obligada a rectificar dichas mentiras en el titular y el texto de su campaña, pero no retiró las firmas recabadas con su engaño a los firmantes y las mantiene como vigentes en esta plataforma, convirtiendo así su campaña en un fraude permanente». Además revela que el propio chalet familiar de la activista «invade la línea de dominio público marítimo terrestre y sus 6 metros preceptivos de servidumbre de tránsito».

El promotor avisa de que la posible indemnización que puede apercibir «no se limitará al coste de un proyecto arquitectónico no ejecutado, «si se demuestra que la licencia suspendida era legal, ésta incluiría el lucro cesante ocasionado al proyecto, cuya inauguración se programó para las próximas temporadas de Semana Santa y verano, sumando también las sucesivas mientras se dirima el proceso en sede judicial».