La presencia de bacterias fecales obliga a Dénia a cerrar la playa de Punta dels Molins

Un hombre saliendo del mar en la playa de Punta dels Molins, pese a haberse cerrado al baño y ondear la bandera roja. / Tino Calvo
Un hombre saliendo del mar en la playa de Punta dels Molins, pese a haberse cerrado al baño y ondear la bandera roja. / Tino Calvo

La edil de Transición Ecológica niega que se deba a vertidos de urbanizaciones y señala que esta mañana se conocerán los resultados de las nuevas analíticas

R. GONZÁLEZDÉNIA.

El final del mes de agosto está siendo algo revuelto en el litoral de Dénia. A las quejas por la presencia de grandes cantidades de posidonia en la orilla, ayer se sumó el cierre al baño de la playa de Punta dels Molins. La presencia de bacterias fecales en el agua obligó a tomar esa medida de carácter temporal. En cuanto todo vuelva a los niveles normales, se podrá reabrir de nuevo.

El Ayuntamiento recibió el aviso de la dirección general del Agua de la Conselleria de Transición Ecológica que alertaba de que los últimos análisis de calidad, efectuados el martes, mostraban que los valores en los parámetros microbiológicos superaban los niveles máximos permitidos. De ahí que fuera necesario impedir que los ciudadanos se bañaran en ese tramo del litoral dianense.

Rápidamente se izó la bandera roja, se dio la orden a los bañistas de que había que salir del agua en esa playa por motivos de contaminación. Eso sucedía poco después de las 13 horas. Técnicos municipales se desplazaron hasta el lugar y comenzaron a revisar la zona para tratar de descubrir lo antes posible cuál era la fuente del problema y poder atajarlo lo antes posible.

Algún bañista hizo caso omiso a las instrucciones del socorrista y entró pese a ondear la bandera roja

La concejal de Transición Ecológica, Maite Pérez Conejero, negó que la contaminación fuera causada por las algas o que se debiera a vertidos de las urbanizaciones. Según aclaró, «desde Nova Dénia hasta la desembocadura del río Girona todas estás conectadas al alcantarillado». Asimismo, la edil señaló que se habían llevado a cabo nuevas analíticas y que «los resultados se sabrán en 24 horas», por lo que a lo largo de esta mañana se conocerá si por fin se puede reabrir al baño la zona.

En la playa había bastantes personas disfrutando del mar y tomando el sol cuando la Policía Local, por mar, y la socorrista, por tierra, alertaron a los usuarios de lo que sucedía y que no se podía estar en el agua.

Clases en el agua

En ese momento un grupo de unas 25 personas estaban recibiendo clases de windsurf y catamarán y tuvieron que desplazarse por el agua a la playa contigua, que no estaba afectada, para salir del agua. Los monitores comentaron que hoy les toca una nueva sesión y que si para entonces no han retirado la bandera roja intentarán dar la clase en otro tramo cercano.

Una mujer que se estaba bañando junto a su hijo relató que se la Policía Local se había acercado y les había dicho que «teníamos que salir por contaminación, pero que desde el espigón hacia la derecha nos podíamos bañar, pero controlando las banderas».

Una turista, que vive en Barcelona, iba a entrar en el agua cuando escuchó que le gritaban que no se acercara al agua porque había bacterias. Entonces fue a hablar con la socorrista para que le explicara qué pasaba.

Muchos de los usuarios que allí estaban, los que se encontraban en la zona central de esa bahía, desconocían que a pocos metros el agua estaba bien a pocos metros. Una pareja de turistas lamentaban no haber podido darse un chapuzón porque «justo cuando nos íbamos a meter han puesto la bandera roja», por lo que se quedaron en sus hamacas y a cubierto bajo su sombrilla.

Alguna persona no hizo caso de la prohibición y entró igualmente en el agua. Según el vigilante, «no podemos obligar a nadie, solo podemos advertirles».

Un grupo que estaba en la playa señaló que no le extrañaba lo sucedido. En su opinión, era de esperar por «la falta de limpieza ya que en 14 días solo han pasado dos veces a retirar las algas y hacía un olor repugnante».

Según dijeron, se habían quejado al Ayuntamiento de Dénia en varias ocasiones y que la respuesta obtenida no les satisfacía porque les habían dicho que «se limpiaba por tramos y deberían limpiar donde está sucio». Además recordaron que otros veranos, el servicio se realizaba «día sí día no» y que ahora había «dejadez».