La playa del Portet de Moraira se queda sin boyas ecológicas por un error burocrático

Imagen de la playa del Portet, situada en el municipio de Teulada Moraira. / Tino Calvo
Imagen de la playa del Portet, situada en el municipio de Teulada Moraira. / Tino Calvo

Para conseguir la autorización el ejecutivo debe aportar documentos adicionales que Costas solicitó al anterior gobierno

E. R.MORAIRA.

La playa del Portet de Teulada-Moraira no tiene aún instaladas este verano las boyas ecológicas de amarre para evitar fondeos sobre sus fondos marinos y la posidonia. El pasado ejercicio el municipio de la Marina Alta fue pionero en la ubicación de estas boyas que protegen el ecosistema que vive en la costa, finalmente fueron seis, las primeras en toda la Comunitat.

Ahora un problema burocrático ha retrasado la instalación de estas boyas, por lo que las embarcaciones tienen libertad para fondear en cualquier área del Cap d'Or.

El Ayuntamiento de Teulada-Moraira ha informado que las balizas ecológicas que se instalaron el pasado año en la playa del Portet contaban con un permiso provisional, «este año estamos pendientes de la obtención de la preceptiva autorización por parte del Servicio Provincial de Costas». De hecho les requirió que subsanasen una serie de errores mediante el aporte de documentación adicional presentada a finales del 2017.

El Consistorio espera que la autorización para colocarlas llegue en los próximos días

Dicha información, como ha apuntado el gobierno local (Compromís, PSPV y Cs) fue requerida por primera vez en diciembre de 2017 (entonces todavía gobernaba el PP), al no obtener respuesta por parte de la administración local en ese momento, desde el Servicio Provincial de Costas se les volvió a requerir el permiso necesario para poder colocar las boyas el 27 de junio de 2019. Ante esta situación el consistorio municipal ha requerido «con carácter urgente» que la empresa concesionaria de la instalación de las boyas aportara la información necesaria que se pedía desde Costas. Ésta, según ha asegurado desde el ejecutivo «fue enviada el pasado 19 de julio a la administración pertinente». El equipo de gobierno ha remarcado que «sin esta autorización la colocación de las boyas no cumpliría con la normativa vigente y por lo tanto no se podrían instalar de ninguna manera».

El Ayuntamiento de Teulada espera que el permiso de Costas llegue en los próximos días, así pues, este próximo permiso tendrá una vigencia de 4 años.

Desde el ejecutivo, encabezado por la nacionalista Rosa Vila, han lanzado un mensaje de sostenibilidad y han recordado que estas boyas «no son un capricho. Aquí hay una frondosa pradera de posidonia oceánica y es obligatorio preservarla y evitar que las anclas la deterioren».

El funcionamiento de estas boyas se basa en un sistema de anclaje a modo de tornillo que se fija en el fondo arenoso o de roca.

La boya está sujeta con una cadena que, a su vez, tiene un boyarín para que no toque el fondo marino y dañe su vegetación. Estas señales marítimas permiten el anclaje a embarcaciones de eslora máxima de 12 metros.