Las peñas quieren volver a su ubicación junto a la plaza

BEATRIZ DEL CAZ DÉNIA

Las peñas de los bous a la mar están contentas regresar al recinto portuario pero siguen reclamando volver su espacio histórico y tradicional, al lado de la plaza de toros portátil de Dénia. Aunque este año se les ha instalado en el tramo final del Raset, tras el mercadillo de los hippies, consideran que las casetas continúan estando lejos del ambiente festivo que se genera en la zona aledaña a la plaza.

Aun así, se muestran satisfechos con las mejoras respecto a los últimos dos años. La conselleria, en 2016, vetó que se montaran los garitos junto a los toros y se les ubicó primero en el aparcamiento de Urbanismo y al año siguiente en un pasillo junto al parking a la estación del tren. Desde entonces reclaman regresar al puerto, su ubicación natural.

De las doce peñas que eran originalmente, solo seis de ellas han acabado instalándose al final del Raset. Según explicó ayer Pedro Ferrando, presidente de la peña Arreu, aunque están contentos con el cambio conseguido por el concejal de Fiestas, Óscar Mengual, sienten que no les dejan aportar a la fiesta todo lo que podrían. «Tampoco nos dejan poner música ambiente para amenizar las cenas» y «tenemos que terminar antes de la una de la madrugada».

Su relación con el consistorio no atraviesa el mejor momento. Antiguamente, las peñas disponían de entradas gratuitas para poder acudir a los bous a la mar, pero se les ha retirado todas. «Intentan aburrir a las peñas», comentó otro miembro de la peña Arreu.

De esta nueva ubicación recogen que está demasiado lejos de la zona de fiesta y que el pasillo creado entre las casetas es insuficiente, por lo que se sienten confinados. Además, lamentan que no cuenten con un servicio de agua corriente y que tengan que utilizar garrafas.

Aun así, están abiertos al diálogo con el ejecutivo local y esperan que éste o un futuro gobierno tenga en cuenta sus reivindicaciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos