La oposición da la razón al empresariado y no asiste al Consell d'Urbanisme de Dénia

La reunión de ayer del Consell d'Urbanisme, sin representación de Cedma ni de los concejales de la oposición. / Tino Calvo
La reunión de ayer del Consell d'Urbanisme, sin representación de Cedma ni de los concejales de la oposición. / Tino Calvo

La concejal de Territorio declina realizar declaraciones sobre el plantón de Cedma y de los políticos en la reunión para presentar el PGE

R. GONZÁLEZ DÉNIA.

La decisión de los empresarios de plantar cara al ejecutivo de Dénia y no asistir al Consell d'Urbanisme de ayer por la tarde en el que se iba a presentar el Plan General Estructural (PGE) encontró la comprensión y el respaldo de los partidos de la oposición. PP, Ciudadanos y Gent de Dénia-Centre Unificat apostaron también por no estar presentes en esa reunión, celebrada en el Espai de Participació de les Portelles.

La asistencia a esta cita fue escasa y los únicos representantes del equipo de gobierno fueron la concejal de Territorio, la socialista Maria Josep Ripoll, y el edil de Deportes, el valencianista Vicent Crespo. Nadie había del resto de miembros de la Corporación.

La portavoz del grupo municipal del Partido Popular, María Mut, ya señaló por la mañana que no iban a acudir porque hacer esa convocatoria ese día «no tiene ningún sentido». Al respecto, destacó que el Cercle Empresarial de la Marina Alta y las asociaciones que lo integran, que el martes avisaron que no se presentarían a la reunión, «tienen toda la razón porque se les ha ignorado totalmente». En su opinión, carecía de lógica hacer ese acto para informar sobre el PGE cuando hace un mes el pleno aprobó el documento y lo trasladó a la conselleria para que emita su dictamen.

PP, Ciudadanos y GD-CU lamentan que se haya «ignorado» y «ninguneado» a la sociedad civil

Para Mut, ese consejo tiene carácter asesor y está pensado para escuchar la voz de distintos agentes de la sociedad civil. Pero en este caso el equipo de gobierno «está demostrando que no le importa la opinión ciudadana», recalcó la líder popular.

Por su parte, el portavoz de Ciudadanos, Sergio Benito, también confirmó que no habría nadie de la formación naranja en Portelles. Sobre la postura del empresariado, el líder de Cs subrayó que le parecía «coherente». Y dijo que entendía las razones por las que habían optado por dar plantón ya que esa convocatoria era «un paripé» puesto que el equipo de gobierno había hecho el Plan General Estructural «sin consultar a nadie» y dejando al margen a la sociedad civil, a la que ahora le quería presentar un documento que ya fue aprobado en abril.

A juicio de Benito, la convocatoria del Consell era más un acto con tintes electorales y «la campaña se hace en la calle».

Tampoco fueron a la reunión los concejales de Gent de Dénia-Centre Unificat. La líder centrista, Pepa Font, se preguntó que para qué se había recurrido ahora a un órgano consultivo una vez que el PGE ya había recibido luz verde en el pleno y se había remitido a Valencia. «Que convoquen después es ir a perder el tiempo», reprochó.

Font lamentó la postura del ejecutivo local y remarcó que comprendía que el empresariado «se sienta ninguneado» al llamarle cuando ya está todo hecho y que, por tanto, prefiriera no acudir. Su compañero de coalición, Miguel Llobell, insistió en que con esa convocatoria el equipo de gobierno pretendía «salvar la papeleta», pues consideraba que así podría «escudarse» en que había cumplido.

La edil de Territorio, al contrario que los concejales de la oposición, declinó hacer declaraciones sobre esta cuestión. Maria Josep Ripoll se limitó a decir que acudiría al encuentro previsto para explicar documento del futuro planeamiento de la ciudad. Y así lo hizo, aunque fue ante un grupo muy reducido debido a la ausencia de los representantes del Cercle Empresarial de la Marina Alta, de varias asociaciones de sectores vinculados al urbanismo y de la oposición.