Ondara firma un acuerdo para garantizar la comida en situaciones de emergencia

Los ediles junto a Juana Peris durante la firma del acuerdo. / LP
Los ediles junto a Juana Peris durante la firma del acuerdo. / LP

El Ayuntamiento pacta con Fundació de la Residència Mare de Déu de la Soledat el pago de seis euros por dieta y los gastos de IBI de uno de sus inmuebles

R. O. ONDARA.

Más vale prevenir que curar. Así lo creen en el municipio de Ondara, donde el Ayuntamiento y la Fundación de la Residència Mare de Déu de la Soledat han firmado un acuerdo para prestar servicio de comidas en los casos de intervención en situaciones de emergencia social.

La rúbrica del convenio se estampó ayer por la mañana entre el alcalde de la localidad, José Ramiro, y la concejal de Servicios Sociales, Mª Carmen Velázquez, con Juana Peris, jueza de paz de Ondara, en calidad de miembro del Patronato de la Fundació de la Residència.

Hasta la fecha, el consistorio ha realizado ocasionalmente la prestación del servicio de comidas en los casos de intervención en situaciones de emergencia social. Pero, al no disponer de un local habilitado para ello, han sido los establecimientos de restauración de la localidad lo que se han hecho cargo de este servicio.

Quien sí cuenta con una cocina en sus instalaciones es la Fundació, que utiliza para el comedor de la propia residencia. Por ello se ha pactado que, en los casos de emergencia social, este espacio servirá para suministrar raciones de comida cuando el área de Servicios Sociales del Ayuntamiento lo necesite.

Según explicaron ayer desde el ejecutivo local, en el convenio suscrito se regulan las condiciones por las que la cocina de la Fundació proporcionará al Ayuntamiento las raciones de comidas que necesite. Este servicio se limitará a la preparación de la comida y a ponerla a disposición de los Servicios Sociales municipales, por lo que no se incluirá el servicio de comedor.

La cocina de la Residència suministrará las raciones requeridas del menú que tenga preparado o programado del día, y siempre que tenga disponibilidad suficiente. La comida se entregará a las personas designadas por el departamento municipal, que se encargarán de facilitarla a aquellas personas que lo necesiten.

En contraprestación a este servicio que prestará la Residència, el Ayuntamiento de Ondara deberá abonar seis euros por dieta. Además, el ejecutivo local se compromete a abonar mensualmente el importe del IBI de un piso propiedad de la Fundació. Esto se mantendrá «mientras esté vigente el convenio», aclaró el alcalde de la localidad, José Ramiro. Se trata de una cuota básica por tener el servicio de emergencia social activo.

Este convenio tendrá una duración inicial de un año, si bien se prorrogará tácitamente mientras ninguna de las partes comunique a la otra la voluntad de no continuar.

Desde el gobierno local destacaron que la Fundació de la Residència de la Mare de Déu de la Soledat hace años que presta este servicio social. Desde el ejecutivo creen que el Consistorio «debe hacerse cargo de parte coste dado que el tema de las emergencias sociales siempre van dirigidas por el departamento de Servicios Sociales».

Fotos

Vídeos