El nuevo alcalde de Benitatxell, expulsado de Compromís por apoyar la moción de censura

Miquel Àngel Garcia desbanca a Josep Femenia con el apoyo de sus dos compañeros de partido, Toni Colomer y dos independientes

B. ORTOLÀ BENITATXELL.

Estaba advertido y aún así ha seguido adelante. Miquel Àngel Garcia prefirió ayer, en el pleno extraordinario, erigirse como nuevo alcalde de Poble Nou de Benitatxell, con el apoyo de las dos ediles de I-MA y el concejal Toni Colomer, a pesar de las directrices de su partido, Compromís. Desde la coalición valencianista habían instado a Garcia y a sus dos compañeros, Jorge Pascual y Maria Teresa Roldan, a retirar el respaldo a la moción de censura contra el gobierno de Josep Femenia «por estar respaldada por una imputada», la edil de I-MA, Nieves García.

Pero la propuesta salió adelante con los seis votos de los ediles de la oposición y en contra de los cuatro representantes del gobierno de Femenia que acudieron ayer a la sesión plenaria. Un resultado por el que la dirección de Compromís decidió expulsar del partido al nuevo primer edil y a sus dos compañeros.

«Hemos tomado esta determinación de forma coherente con lo que siempre hemos defendido, puesto que no compartimos que imputados y tránsfugas decidan los gobiernos de ningún municipio», apuntó la coportavoz de la coalición, Àgueda Micó. De nada sirvieron las palabras de agradecimiento de Garcia tras tomar posesión de su nuevo cargo: «Nos han dejado elegir libremente a pesar de que la situación es compleja». Aunque el edil reafirmó su posición, «que no nos hagan elegir entre el partido político y nuestro pueblo, porque nosotros no queremos hacer carrera política, sólo trabajar por nuestros vecinos».

El edil saliente contó con el apoyo de políticos de la comarca como el socialista Ximo Coll

La sesión extraordinaria fue una de las más concurridas de los últimos años, a pesar de la instalación del nuevo ascensor que se está llevando a cabo y que reducía el espacio de acceso al salón de plenos.

Destacó la presencia de la edil de Pego Alicia Siscar y de Jordi Martínez, cuyos partidos se han adherido al grupo Demócrates Valencians, como el de Femenia, para afrontar los próximos comicios. También se encontraban entre el público los concejales socialistas Ximo Coll y Enrique Chover, de El Verger, y Carolina Vives, de Els Poblets.

La tensión entre Femenia y sus ediles y la hasta entonces la oposición se hizo notar desde el primer minuto. Toni Colomer fue el encargado de dirigir el pleno, «al ser el edil con más edad de la corporación», y también protagonizó el primer rifirrafe con el alcalde saliente.

El primero quiso empezar con Femenia los turnos de palabras, pero éste le recriminó que primero debía exponerse las causas por las que solicitaban el cambio de gobierno: «He venido a escuchar, los que tenéis que hablar sois vosotros que habéis organizado esta moción de censura indecente y producto del rencor».

El portavoz de Compromís fue el primero en tomar la palabra. Garcia calificó los años de mandato del gobierno de Femenia como «oscuros, donde se han quitado todas las competencias al pleno dejándolo con carga residual». Les acusó de «impedir la celebración de plenos, de no poder votar puntos porque se retiraban unilateralmente o de esconder mociones que solicitábamos como la de la rebaja del IBI, entre otras muchas cosas».

Según Garcia, «presentamos esta moción para restaurar la higiene democrática en el Ayuntamiento». Entre otros puntos, se refería el edil a la imputación por prevaricación del secretario municipal, por la denuncia de la tramitación de multas». Respecto al acuerdo con Colomer y las ediles de I-MA, Garcia aseguró que «no hemos mirado los colores para tomar esta iniciativa. Debemos romper ya con las viejas normas de la antigua política y poder llegar a acuerdos que beneficien al municipio».

En su intervención, Toni Colomer fue mucho más breve. Aseguró que el gobierno de Femenia y los suyos «se había agotado, de hecho algunos concejales no aparecen por el Ayuntamiento».

Respecto a la moción de censura, aseguró que esa decisión «puede acabar con nuestras carreras políticas, pero el tiempo demostrará que era un cambio necesario». Al igual que Garcia, el edil, acusado por el exalcalde de «tránsfuga», remarcó que la moción «ha sido posible porque hemos dejado de lado las siglas para devolver al pueblo lo que es suyo».

Por su parte, la portavoz de I-MA, Nieves Garcia, criticó a Femenia por «hacer creer que él es la víctima y el resto los malos». Le recriminó que «toda la mala praxis de este Ayuntamiento empezó cuando usted entró como concejal».

En cuanto a su imputación, aseguró que el ejecutivo «me utilizó a su antojo, cuando me necesitaban para aprobar los presupuestos no estaba imputada». A este respecto, también incidió en el «doble rasero y trato de favor que se les da a algunos imputados de este consistorio por parte del ejecutivo».

Tras escuchar las palabras de sus oponentes, Femenia lamentó que «algunos están en la política por intereses y son capaces de pactar con una concejal procesada por corrupción y un edil trásfuga. No todo vale». Según el exalcalde, «la moción resta credibilidad moral a la clase política y le hace daño al pueblo». El portavoz de Movimiento Red aseguró que la nueva corporación «no está capacitada para llevar adelante los proyectos que nosotros hemos empezado durante estos años».

Antes de terminar, Colomer le insistió en dos ocasiones que fuese breve. Femenia hizo un repaso de los «logros» de su equipo de gobierno: «hemos saneado las arcas municipales que ustedes dejaron en números rojos; hemos contribuido a la modernización de los espacios locales y hemos situado mediáticamente a Benitatxell». Y finalizó su intervención dirigiéndose a sus vecinos: «Os quiero mucho. Lo que va a hacer la oposición yo no lo haría nunca».

Más

 

Fotos

Vídeos