Nueva batida en Benissa con perros que detectan veneno

Un momento de la batida con perros que detectan veneno. / LP
Un momento de la batida con perros que detectan veneno. / LP

La Guardia Civil y el Seprona estuvieron acompañados por un guía experto y por dos canes especialistas en localizar estas sustancias

R. B. BENISSA.

Benissa sigue con las acciones prevención de posibles envenenamientos de medioambientales. El Servicio Cinológico de la Guardia Civil, junto con personal del Seprona de Altea y El Verger, han llevado a cabo una nueva batida en las que han participado dos perros expertos en la detección de venenos, tras los casos de envenenamientos medioambientales detectados ya en 2012 y que en 2017 y 2018 se volvieron a repetir.

Es la tercera vez que este tipo de canes acuden a realizar acciones preventivas tanto en Benissa como en Teulada y Calp, acompañados del guía experto, procedente del servicio sinológico. Desde esta área especial de la Guardia Civil indican que la investigación para esclarecer la autoría de los envenenamientos de los últimos años sigue su curso.

Desde el servicio cinológico apuntan que es «fundamental» concienciar de la «inconveniencia del uso de venenos, tanto prohibidos como legales, para fines distintos a los que se destinan». Insisten en que en el medio ambiente, «la estadística ya nos muestra casos de utilización de venenos en contextos de agricultura, caza, colombicultura o apicultura, entre otros, con el uso de cebos para mitigar efectos no deseados que afectan a sus explotaciones o sus intereses, y eso no puede suceder».

Además señalan la importancia de la colaboración ciudadana en caso de detectar cualquier movimiento extraño de vehículos o personas en zonas rurales».