Las mujeres se abren paso en la Cofradía de Sant Roc de las fiestas de Dénia

Guerrers Hospitalaris portan la imagen de Sant Roc por el centro de Dénia. / Tino calvo
Guerrers Hospitalaris portan la imagen de Sant Roc por el centro de Dénia. / Tino calvo

Los actos religiosos se compaginaron con los últimos coletazos de los festejos de Moros y Cristianos que vivieron ayer su última jornada La hermandad nombra a cinco nuevas cofrades que se unen a Amparo Ibiza, la primera en entrar en 2018

B. ORTOLÀ

Dénia. La cofradía de Sant Roc de Dénia sigue dando pasos en pro de la igualdad de género. Ayer, tras la misa en honor a Sant Roc, fueron nombradas cinco mujeres como nuevas cofrades, cargo que hasta el pasado año estaba reservado sólo para los hombres.

Se trata de Vicenta Perelló, Lola Guntíñez, Tere Crespo, Marisa Aparisi y Paula Rosas, vinculadas desde hace años a la cofradía. Todas ellas recibieron la medalla, que las acredita como cofrades, de la mano del hasta ayer Mayoral Mayor, Salvador Ronda, quién destacó su implicación y «su buen hacer importante para que siga viva nuestra pequeña comunidad». A los nombres de estas cinco nuevas cofrades, hay que sumar el de Amparo Ibiza, que el pasado año fue nombrada cofrade de Sant Roc, la primera en la historia de la hermandad.

La misa matutina celebrada ayer en la Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción contó con la presencia de una nutrida representación de festeros, entre los que destacaron las capitanas mora y cristiana, Paloma Grua y Esperanza Cheli; o las falleras mayor e infantil, Safir Malonda y Martina Gimeno. En cuanto a los representantes políticos municipales, tan solo asistieron los representantes del Partido Popular, Maria Mut, José Antonio Cristobal y Eva Elisabet Catalá.

La ceremonia tuvo otro momento emotivo, puesto que la primera vez que el párroco de la iglesia, José Daniel García, oficiaba el culto en honor en honor a Sant Roc. García sustituyó hace unos meses en el puesto a Francisco Revert, trasladado a la parroquia de Sant Nicolau del Grau de Gandia.

También se dio a conocer, tras la misa y la posterior bendición y reparto de los panes entre los feligreses, el nombre del nuevo mayoral mayor de la hermandad. Se trata de Juan Camarena Mena, quién ya ostentó el cargo en el año 2014. «Me propusieron volver a serlo y acepté con mucho gusto».

Camarena sustituye en el cargo a Salvador Ronda, de quién aseguró que «ha hecho una labor maravillosa al frente de la hermandad, esperamos poder seguir trabajando en la línea que se ha venido haciendo».

El nuevo Mayoral Mayor agradeció la «confianza depositada» por parte de sus compañeros y aprovechó para hacer un llamamiento a los vecinos «para que vengan a conocernos». Camarena reconoció «la labor que desempeña la Federación de Moros y Cristianos de Dénia (Femmicc), «sin ellos no podríamos hacer seguir adelante». Por último quiso rendir un pequeño homenaje al hostelero Pepe Piera 'El Pegolí', fallecido esta semana y que ostentó el cargo de Mayoral Mayor en el año 1988. Los actos religiosos no fueron los únicos que coparon la programación de ayer. Los moros y cristianos celebraron los últimos actos de sus festejos. A lo largo del día las marchas moras y cristianas resonaron por las principales arterias de la capital de la Marina Alta acompañando a los miembros de las distintas filaes. Había que hacer tiempo hasta el primero de los actos previstos: la Arenga Cristiana y la Batalla de Arcabucería.

Las calles la Mar y Diana se convirtieron en pólvora y sonido, el de los arcabuces que enfundaban miembros del bando moro y cristiano. Tras estos minutos de estruendo, cada filà regresó a su cábila para celebrar la última comida en hermandad antes del Parlamento, la Rendición y el Milagro de la Niebla. Actos, todos ellos, que se volvieron a celebrar en la Plaza del Consell, después de que el pasado año tuviesen que ser trasladados a la Plaza del Ayuntamiento por las obras en la calle la Mar.

Tras esta representación, se dieron a conocer los capitanes del próximo 2020. En el bando moro, será Isaac Bolufer de la filà Abencerrajes, mientras que del cristiano lo será Lázaro Colomer, de la filà Creuats.

Poco después se celebró la solemne procesión en honor a Sant Roc que inició su itinerario que arrancó y concluyó en la Plaza de la Constitución, tras pasar por algunas de las principales calles del casco urbano.

Ya por la noche, alrededor de las 22 horas tuvo lugar la Retreta y el Disparo Final con el que los festeros, moros y cristianos, se despidieron hasta las fiestas del Mig Any. La programación se cerró pasada la media noche, con el tradicional castillo de fuegos, un desenlace colorido y perfecto de las fiestas .