La uva moscatell, protagonista en Fitur con la presentación de la marca Alere/Dolia del Auditori Teulada Moraira

La uva moscatell, protagonista en Fitur con la presentación de la marca Alere/Dolia del Auditori Teulada Moraira

El heladero Santi Gómez presenta un postre elaborado con la fruta que nace en la localidad teuladina

R.T.

«La máxima expresión del territorio de la uva moscatell de Alejandría plasmada en una creación culinaria». Esta es la propuesta que está presentando estos días el Auditori Teulada Moraira en la Feria Internacional de Turismo (Fitur) que se celebra en Madrid.

El maestro heladero de Xixona, Santi Gómez, ha protagonizado hoy una demostración culinaria en exclusiva fruto del proyecto de investigación en el que se ha trabajado desde hace más de un año conjuntamente con el Auditori para descifrar el código del moscatel de Teulada Moraira, «el producto estrella de la localidad, de gran excelencia, diferente y sublime».

Un plato muy dulce que Gómez ha creado sobre un soporte muy especial diseñado para la ocasión por el artista alicantino José Miguel Piñero del Taller de Piñero donde ha plasmado la máxima expresión del territorio del moscatel, siendo el hilo conductor la base vínica, con productos elaborados por la Bodega Sant Vicent Ferrer de Teulada.

«La uva moscatel de Alejandría es una uva emblema del Mediterráneo, en España está presente en muchas regiones pero la que vive en la Marina Alta, en concreto, en Teulada Moraira, desde tiempos inmemorables tiene un carácter especial y da unos matices distintos como se ha desprendido de la primera fase del proyecto descifrando el código del moscatel a través del helado que presentamos en la edición pasada de la muestra Alere/Dolia en el auditori y en la Feria Gastrónoma de Valencia», ha apuntado Gómez, quien ha destacado que ahora mostramos los avances realizados en la segunda etapa de este proyecto.

Una creación donde han estado presentes todos los agentes particulares que definen nuestro terruá (Pluviometría, temperatura, tierra y el viento del Llebeig) y los aromas que vienen definidos por los agentes climáticos específicos del terrúa del municipio.

Un bocado con sabor a tierra, a jazmín, que le viene dado por el agente de la temperatura, a mandarina, que no das el viento tan particular de Teulada Moraira, el Llebeig, y el aroma tradicional de la uva pasa que nos proporciona el agente de la pluviometría. Una bella creación que ha reflejado el día y la noche de Teulada Moraira acompañada de la brisa marina impregnada por ese olor a jazmín que ha llegado a los presentes.

Un auténtico relato sobre la expresión del territorio en todos los sentidos, una armonía de sabores y registros identificativos del municipio que han quedado latentes en esta experiencia, que ha concluido con una degustación de helado de jazmín acompañado del extraordinario moscatell de Teulada Moraira a todos los asistentes.

 

Fotos

Vídeos