LA MIRADA DE BEAR

ESTHER ASPERILLA

La historiadora especializada en estudios clásicos y catedrática de la Universidad de Cambridge Mary Beard no es un icono de la moda. De hecho, en la mayor parte de las entrevistas que concede aparece luciendo la misma ropa, que algunos calificarían como ligeramente hippy y estrafalaria. Ella reconoce haber acudido a entrevistas de trabajo enfundada en medias azules para desafiar a los académicos que solían calificar como 'bluestocking' (mujeres de medias azules) a las eruditas, aludiendo a su supuesta falta de atractivo. Y es que cuando la historiadora estudió la carrera en Cambridge no había ni un 10% de mujeres matriculadas en la universidad.

Beard no pasará a la historia por su vestuario pero sí por sus libros, por su trabajo académico, por su serie para la BBC 'Civilizations' sobre la antigua Roma y por escribir una columna para The Times.

También es una feminista convencida («No puedes encajar fácilmente a las mujeres en una estructura que ya está codificada como masculina; tienes que cambiar la estructura»). Aunque tal vez una de las características más interesantes de Mary Beard es su manera de comunicar tan alejada del obscurantismo académico y con un vocabulario claro que trata de acercar la historia al mayor número de personas posible. Eso y la humildad con la que trata su trabajo (ella misma ha refutado algunas de las primeras investigaciones que la hicieron famosa) son sus señas de identidad.

Uno de sus últimos libros, 'La civilización en la mirada', parte de la base de que toda civilización se configura en torno a imágenes compartidas colectivamente. A Beard le interesa especialmente esa «mirada». Ahondar en cómo vemos las obras de arte; profundizar en el observador que, colocado dentro del marco, interpreta las imágenes y las dota de significado. Y es que la historia solo es historia porque nosotros nos la hemos contado o, citando a E. H. Gombrich, uno de los historiadores de arte más importantes del siglo XX, «en realidad no existe el arte como tal, solo existen los artistas».