Malestar en el CSIF por la decisión del gobierno de Dénia de imponer el requisito lingüístico

R. D.DÉNIA.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) mostró ayer su malestar por la decisión del ejecutivo socialista de Dénia de imponer el requisito lingüístico para acceder a un puesto de funcionario. Un punto que saldrá adelante en el pleno de hoy gracias a la mayoría absoluta del PSPV.

Desde el sindicato señalaron que «no entendemos cómo el gobierno de Vicent Grimalt incumple lo recogido en la actual Ley 10/2010 de Función Pública Valenciana, artículo 53,2 así como en el Estatuto de Autonomía de la Comunitat Valenciana». Según recalcó, desde CSIF «defendemos el uso de nuestra lengua como seña de identidad, pero nunca lo defenderemos para crear discriminación por razón de lengua».