La izquierda de Gata vuelve a pactar y arrincona al Partido Popular, la fuerza más votada

Seis de los siete ediles del nuevo equipo de gobierno de Gata. / B. O.
Seis de los siete ediles del nuevo equipo de gobierno de Gata. / B. O.

R. D.GATA DE GORGOS.

Socialistas y valencianistas han llegado a un acuerdo, el 'Pacte de l'Arraval', para gobernar juntos en el municipio de Gata de Gorgos. De nuevo el Partido Popular, la fuerza más votada en los pasados comicios se quedará sin formar parte del ejecutivo local, pese a los esfuerzos poselectorales para acercar posturas con el resto de fuerzas políticas.

No lo consiguieron, la negociación entre las dos formaciones de izquierdas fue como una balsa de aceite, «los dos bandos teníamos ganas de trabajar y poder llegar a un acuerdo», indicaron ayer los líderes de PSPV, Toni Signes, y Josep Signes, de Compromís. Este último será quien ostente la alcaldía durante los próximos cuatro años.

Respecto al resto de competencias, Signes y el resto de los ediles de Compromís (Àngels Soler, Toni Arabí y Neus Mulet) ostentarán departamentos como Servicios Sociales, Hacienda, Cultura, Educación, Turismo o Deportes. Mientras que los socialistas se encargarán, entre otros, de Hacienda, Urbanismo, Fiestas, Medio Ambiente, Protección Civil, Agricultura, Comercio o Residentes.

«Vamos a ser un reflejo del pacto del Botànic. No es un acuerdo de partidos, por lo que trabajaremos conjuntamente por el pueblo al que escucharemos para mejorar la calidad de vida en Gata», dijo Signes.