Hallan en la costa de Dénia los restos de un navío del siglo XIV

Jarra vidriada del siglo XIV / B.d.C.
Jarra vidriada del siglo XIV / B.d.C.

El descubrimiento, que se realizó en Les Marines muy cerca de la playa, se completa con tres piezas de cerámica «en perfecto estado de conservación»

BEATRIZ DEL CAZ DÉNIA.

Descubrir un nuevo yacimiento arqueológico subacuático en Dénia «no es algo excepcional y, si me permiten, es algo hasta habitual», pero el hallazgo de los restos de un navío naufragado entre el 1375 y el 1400, junto con vestigios y tres piezas cerámicas en perfecto estado de conservación es un «motivo para celebrar» por su singularidad.

Así lo relató ayer el arqueólogo municipal Josep Gisbert en la presentación de estas piezas que pasarán a ser expuestas para el deleite del público. «De los más de un centenar de hallazgos generados en el último cuarto de siglo únicamente contamos con cuatro ejemplos de la Edad Media».

Los restos del navío se han bautizado con el nombre de 'Delericto Martos' y permiten entrever cómo era la arquitectura de este barco, pero lo que ha permitido fechar los restos han sido las piezas cerámicas.

El arqueólogo Josep Vicent Lerma ha destacado la singularidad de las tres piezas que componen este hallazgo. El experto destacó de entre los tres la jarra de vidriada y «muy bien conservada» cuyo color verde es fruto, posiblemente, de los «óxidos de cobre». Junto a ella, una escudilla «típico de las ollerías de Paterna» con motivos radiales y una composición muy simple que se utilizaba en la época para «tomar alimentos líquidos». El lote lo completa el fragmento de un cuenco o plato hondo de vidriado monocromo.

Los restos fueron hallados de manera fortuita por Rafael Martos y Javier Reyes. Ambos se encontraban en Les Marines realizando una inmersión de ocio a principios de abril y muy cerca de la playa cuando vieron algo inusual. «Javier señaló que había una estructura», pero como las condiciones no eran óptimas, «memorizamos el punto y volvimos con más tiempo y visibilidad». No hizo falta excavar y se cree que salieron a la luz gracias a movimientos del mar.

«Nos tocó la lotería con este descubrimiento», señaló Javier Reyes. Con esta frase los buceadores animaron a entregar o notificar el hallazgo de cualquier resto arqueológico que los ciudadanos encuentren. Esto es de especial importancia porque permite estudiar y hacer un cronograma de nuestra historia.

«Hay leyes, reglamentos, pero es muy fácil encontrar cosas y llevárselas a casa», señaló Rafael Carrió, concejal de Cultura. Para poner en valor el patrimonio, están en marcha en la ciudad El Museo del Mar, en la antigua Lonja, y el Museo de Historia de Dénia, en la Casa de la Marquesa Valero de Palma.

Fotos

Vídeos