La guinda a una serie de desavenencias entre gobierno y la oposición

Miquel Àngel Garcia toma posesión como alcalde ante el secretario municipal y Josep Femenia. / T. Calvo
Miquel Àngel Garcia toma posesión como alcalde ante el secretario municipal y Josep Femenia. / T. Calvo

B. O. BENITATXELL.

La moción de censura que ha acabado con el mandato de Josep Femenia en El Poble Nou de Benitatxell ha sido el punto final a una etapa en la que se han repetido innumerables desencuentros entre gobierno y oposición, especialmente entre el munícipe y los miembros de Compromís.

La relación entre los nacionalistas y Femenia se rompió en el año 2013, cuando este último encabezaba el gobierno de Benitatxell por Compromís, de la mano de Garcia, Pascual y Roldan; quienes ahora le han dado la puntilla para echarle del sillón de la alcaldía.

Garcia y el resto de la coalición de Compromís decidieron expulsar al entonces alcalde y al edil Manolo Segarra «porque había maneras diferentes de entender y hacer política, de funcionar internamente y de gestionar el Ayuntamiento, así como de llevar adelante los proyectos». Femenia y Segarra tuvieron que terminar su mandato con el único apoyo de los dos concejales del grupo independiente.

Ha sido en la presente legislatura cuando las desavenencias entre ambas formaciones han aumentado hasta tal punto que la oposición presentó en enero la moción de censura por la «clamorosa dejación de funciones como la falta de tramitación de denuncias de tráfico, así como su incapacidad para llegar a consensos con el resto de grupos». Pero en aquella ocasión el secretario municipal no aceptó a trámite la moción al entender que el edil Toni Colomer, «uno de los firmantes es un concejal no adscrito, que encabezó la lista del PP en las últimas elecciones municipales».

Unas explicaciones que no convencieron a los miembros de la oposición, y que la edil de I-MA Nieves García denunció ante la justicia. Fue el pasado mes de julio cuando el juez falló en su favor, dándoles la oportunidad de ratificar dicha moción como finalmente hicieron. Una decisión que provocó las críticas de Femenia y sus compañeros de gobierno (PP y Pideb), quienes instaron a la ejecutiva de Compromís a expulsar a sus ediles del partido por «pactar la moción con una procesada y un tránsfuga». Algo que finalmente ha sucedido. Ahora, desde el grupo nacionalista, instan a los populares a «hacer lo mismo con César Sánchez, que se mantiene como presidente de la Diputación gracias al apoyo de un tránsfuga de Ciudadanos y dos imputados del PP».

 

Fotos

Vídeos