Gandia y la Generalitat colaborarán para encontrar y exhumar a las víctimas del franquismo en la ciudad

Una mujer observa la fosa en la que descansan los restos mortales de un familiar, víctima del franquismo, en Málaga./Jorge Zapata / EFE
Una mujer observa la fosa en la que descansan los restos mortales de un familiar, víctima del franquismo, en Málaga. / Jorge Zapata / EFE

La alcaldesa de Gandía piensa que «hay que reparar por justicia, para dignificar las instituciones que no habían hecho nada al respeto hasta ahora»

EUROPA PRESS

El Ayuntamiento de Gandia y la Generalitat Valenciana colaborarán para localizar las fosas comunes del franquismo que se encuentran en la ciudad, así como a encontrar y a exhumar a los asesinados por la dictadura en el municipio, que se cifran en 62.

La alcaldesa de Gandia, Diana Morant, acompañada del edil de Memoria y Calidad Democrática, Nahuel González y los portavoces municipales, han recibido este martes a la consellera de Participación, Transparencia, Cooperación y Calidad Democrática, Rosa Pérez, en su primera visita oficial a la ciudad, ha indicado el consistorio en un comunicado.

Pérez, quien ha venido acompañada del Director general de Calidad Democrática, Responsabilidad Social y Fomento del Autogobierno, Iñaki Pérez Rico, se ha reunido con la Asociación de Familiares de la Fosa del Cementerio de Gandia, de reciente creación.

La alcaldesa ha asegurado que «hay que reparar por justicia, para dignificar las instituciones que no habían hecho nada al respeto hasta ahora». «El Gobierno del Botànic I desarrolló la Ley Estatal de Memoria Democrática y creó una valenciana, con la cual ya tenemos herramienta para reparar un capítulo negro de nuestra historia reciente», ha manifestado.

Morant ha apuntado que en Gandia hay una o varias fosas comunes en el cementerio municipal sin identificar y se ha iniciado un proceso abierto para localizarlas. Se calcula que pueden tener los restos de 62 personas asesinadas por la dictadura franquista.

«Nuestra intención es encontrarlas y volvérselas a los familiares, para que puedan enterrarlas de forma digna. Las administraciones vamos a darlos respuesta con la voluntad de hacer memoria para hacer justicia», ha asegurado.

Por su parte, Pérez Garijo ha señalado que «los familiares, muchos de ellos nietas y nietos, no pueden esperar ni un minuto más, porque tienen derecho a recuperar los cuerpos y por dignidad. No de ellos ni de las víctimas, que no la han perdido nunca, sino por dignidad de un Estado que todavía tiene las cunetas llenas de fosas comunes. Esto no es digno de una democracia plena», ha aseverado.

La titular de Calidad Democrática ha asegurado que la voluntad del Consell es «continuar desarrollando la Ley de Memoria Democrática hasta exhumar todos los cuerpos de las fosas (alrededor de 750)». «Codo con codo, ayuntamientos, diputaciones y Generalitat. En este sentido, Gandia ya empezó esa tarea de recuperación histórica durante la última legislatura con la apertura de los refugios de la Guerra Civil como Espacios de Memoria Democrática para su visita y divulgación», ha manifestado.

«No teníamos ni información ni recursos»

Por su parte, la presidenta de la Asociación de Familiares de la Fosa del Cementerio de Gandia, Nuria Martín, ha agradecido la colaboración de las administraciones, «puesto que hasta hace muy poco a los familiares nos era muy difícil, porque no teníamos ni información ni recursos».

«El problema es que quedan muchos pocos hijos con vida y las viudas o viudos, por miedo, no contaban nada a sus hijos y nietos sobre el lugar de los entierros. Tenemos que facilitar al máximo el trabajo a historiadores, arqueólogos», ha explicado.

El 22 de junio pasado, algunos familiares visitaron el Cementerio municipal acompañados por el arqueólogo Miquel Mezquida, responsable de la exhumación de la fundición 128 de Paterna, así como del Mapa de Fosas de las provincias de Valencia, Castelló y Alicante; y de Bernat Martí, historiador y archivero de Gandia, para determinar donde están las fosas.

Los familiares acudieron también en la Casa de la Marquesa para que se les tomaran muestras de ADN y acta de los testigos orales. «Así se iniciaba un trabajo difícil, puesto que el lugar exacto de los fusilamientos y las fosas no es fácil de determinar como otros lugares como en el cementerio de Paterna», han explicado desde el consistorio.