La ermita de la Font Santa de Teulada sigue sin ermitaño pese a recibir seis peticiones

Imagen de la ermita de la Font Santa situada en el término municipal de Teulada Moraira. / LP
Imagen de la ermita de la Font Santa situada en el término municipal de Teulada Moraira. / LP

La iglesia ha decidido ampliar el plazo de solicitudes hasta encontrar a alguien que cumpla con los requisitos

B. ORTOLÀ TEULADA.

A la iglesia le está costando encontrar un ermitaño que quiera hacerse cargo del mantenimiento de la Font Santa y el resto del complejo. Desde que pusieron el anuncio para buscar a alguien que quiera encargarse de este trabajo, hace ya más de un año, tan solo han recibido seis peticiones.

Según el párroco de Teulada Moraira, Vicente Solera, hace ya más de un año que los interesados preguntaron por esta oferta, que consistía en mantener la ermita, la fuente y la casa del ermitaño. Esta última se ofrecía como vivienda para el elegido.

Pero tras recoger toda la información en la que se explicaban los requisitos para el puesto, ninguna de las seis candidaturas volvió a preguntar por el puesto, de hecho se llevaron todo el dossier con la información pero no finalizaron la petición. Desde la iglesia apuntan que esta situación podría deberse a la exigencia de algunos de los requisitos: además de ser católicos, se solicitaban certificados legales y penales, «puede que esto último haya frenado un poco a la hora finalizar la solicitud», apunta el párroco.

El Ayuntamiento acordó hacerse cargo de las facturas de la luz y del agua

Aunque Solera explica que dichas exigencias «deben ser serias, más rigurosas de lo normal, porque no estamos hablando de un espacio cualquiera. Es un sitio público y de mucho valor para los vecinos del municipio».

Aunque no era un requisito imprescindible, también se valoraba que los aspirantes fuesen vecinos de Teulada Moraira. Aunque una de las demandas que «previsiblemente más frenó a los pretendientes» fue que se solicitasen los certificados penales y legales de todos los que iban a residir allí, «no se puede instalar cualquier persona».

Por su parte, desde la 'Associació VI Centenari', también aluden a otro inconveniente, la proximidad de la ermita con un circuito de kartings, situado justo enfrente, al otro lado de la carretera. Este espacio lúdico deportivo imposibilita que la Font Santa sea un lugar de paz y remanso para los peregrinos, «imagínate lo molesto que resultaría para las personas que puedan ocupar la vivienda para cuidar de la ermita, especialmente en verano, que es cuando más actividad tienen».

A pesar de que finalmente el plazo para inscribirse a dicha oferta expiró hace unos meses, desde la iglesia decidieron alargarlo, «todavía estamos abiertos a propuestas, los interesados tan sólo tienen que venir a la parroquia para preguntar», comenta el párroco.

Recuerda además que los gastos de agua y luz corren a cuenta del Ayuntamiento, con quién la iglesia mantienen el convenio. «Pero no se paga ningún sueldo, por lo que es recomendable que el candidato o candidatos dispongan de una entrada de ingresos para poder afrontar sus gastos diarios, algo tendrán que comer». Aunque se trata de mantener el recinto en condiciones idóneas para recibir a los peregrinos, aseguran que no es necesario destinar muchas horas, «por lo que se puede combinar con otro trabajo».

Tema de la iglesia

El contrato, recuerda, es de once meses de duración, «que puede prorrogarse si ambas partes lo consideran factible».

Por su parte, desde el consistorio teuladino remarcan que los requerimientos son cosa de la iglesia, «acordamos que ellos ponían los requisitos y se encargaban de escoger a los inquilinos. Nosotros facilitamos una ayuda económica pagando los gastos de luz y agua que puedan tener».