El equipo groguet recoge la copa de campeón del grupo III de Preferente

Carlos Ribes y Ferrán Monzó con la copa de campeones. / LP
Carlos Ribes y Ferrán Monzó con la copa de campeones. / LP

El conjunto dianense de fútbol consigue el título tras una competida temporada y en la que disputó la promoción

J. ZAMORADÉNIA.

El CD Dénia recibió la copa que le acredita como campeón del grupo III de Preferente de la temporada 2018-19. Los jugadores Carlos Ribes, uno de los capitanes del equipo groguet, y Ferrán Monzó fueron los encargados de recoger el trofeo que tantos sudores costó a los miembros de la plantilla.

En esta ocasión la Federació de Fútbol de la Comunitat Valenciana realizó el acto en el edificio Insomnia del Puerto de Valencia. Allí se entregaron los trofeos de las categorías juveniles, veteranos y aficionados. Un reconocimiento que premia la gran temporada en cuanto a lo deportivo que realizó la plantilla que dirigía Diego Miñana, un técnico que al igual que el resto de sus jugadores tuvieron que luchar con rivales complicados.

El agravante en el club dianense fue la convulsa situación que se vivió en la directiva, donde el divorcio con el director deportivo llegó antes de Navidad. La falta de ir al día en cuanto al cobro de las nóminas desequilibró a unos jugadores que, de hecho, se plantaron para no entrenar, o al menos no hacerlo con el ritmo habitual.

Una vez concluida la temporada y pese al campeonato conseguido y jugar la promoción, la sensación de fracaso se instaló, debido a no haber conseguido el anhelado ascenso. Ahora todos coinciden en que el Dénia ha dejado pasar una gran oportunidad para ascender, ya que no fue inferior ni al Onda ni al Recambios Colón, ambos equipos campeones de otros grupos. De haber sido una temporada normal, esto se hubiese logrado.

Así aseguró Diego Miñana: «Hemos dejado pasar una gran oportunidad, pero las circunstancias desde el mismo arranque de pretemporada han sido extrañas y esto aunque mentalmente estés preparado, acaba por afectarte». Y añadió que «creo que debo de felicitar a mis jugadores por su esfuerzo y entrega pero la sensación es ciertamente agridulce».

La final la temporada se ha cerrado con muchas alegrías, pero también con algunos problemas extra deportivos.