Un empresario convierte las cocheras de Felipe II en Dénia en un espacio culinario

Algunos de los espacios gastronómicos con los que contará Els Magazinos. / B. O.
Algunos de los espacios gastronómicos con los que contará Els Magazinos. / B. O.

El edificio histórico que data del siglo XVII y albergó la fábrica de juguetes de José Monllor contará con 22 locales y puestos de mercado

B. ORTOLÀ DÉNIA.

El municipio de Dénia contará el próximo lunes con un nuevo espacio que aspira a convertirse en el nuevo punto neurálgico gastronómico-cultural de la ciudad y de la comarca. Se trata del Els Magazinos, un proyecto que nació hace poco más de un año de la mano de la familia Cervera que contará con 22 propuestas entre puestos de mercado, culinarias y arte.

Todo ello repartido en más de 2.000 metros cuadrados en un punto de la ciudad cuya historia se remonta al siglo XVII, cuando el rey Felipe III, con edad avanzada, ordenó la rehabilitación de las dependencias reales del Palau del Duque de Lerma, su mano derecha; así como sus jardines. También mandó construir un edificio destinado a cocheras reales a las faldas del castillo. Lo hizo con la intención de realizar un último viaje a la capital de la Marina Alta, una visita que finalmente no pudo hacer, puesto que falleció poco después de su construcción.

En los siglos XVIII y XIX las cocheras pasaron a ser almacenes de uva pasa; y en el XX, la edificación pasó a manos de José Monllor Llinares, quién la utilizó para crear su imperio juguetero que llegó a obtener la patente para confeccionar modelos de Disney.

Con el declive del sector, el recinto quedó olvidado tras una fachada «normal, de edificación de finales del siglo XIX», indicó ayer el arqueólogo municipal de Dénia, Josep Antoni Gisbert. De hecho, confirmó que el edificio no tenía ninguna clase de catalogación».

Pero por suerte el empresario Federico Cervera topó de forma casual hace poco más de un año con esta infraestructura abandonada y al instante supo que iba a hacer con ella. «La idea tomó forma al abrir la persiana del local contiguo que habíamos alquilado. Recordé la calle de pequeños gremios, con mucho movimiento, dinámica y lo transporté a este momento como un espacio gastronómico y lúdico».

Desde el inicio, la familia Cervera se interesó por la historia del edificio, «queríamos que a la hora de rehabilitar el espacio, conservara su originalidad». Lo han conseguido tras un año de intenso trabajo, «ha sido un proyecto muy complicado, pero ha valido la pena».

Se trata de una transformación en la que se ha sabido respetar la esencia de este espacio histórico y que, «según palabras de Gisbert, «es uno de los elementos más emblemáticos del Raval de la Mar junto al edificio Drassanes».

Los Cervera, además, pretenden que Els Magazinos se convierta en «un punto de encuentro para los que quieren degustar en cualquier momento del día los mejores productos de la comarca». Para ello este este nuevo espacio, que abrirá sus puertas el próximo lunes, contará con un restaurante y una zona de mercado gastronómico en el que el visitante podrá encontrar comida autóctona, pero también con toques exóticos como un restaurante libanés u otro 'japomexicano'. «Queremos apostar por la gastronomía creativa, aquella que expresa los valores del territorio y el paisaje de nuestra comarca».

Además de llenar el estómago, la familia Cervera pretende que Els Magazinos sea un faro de cultura, «contaremos con un mercado de artesanos, un espacio para propuestas expositivas y terrazas en varias alturas que ejercerán de mirador con vistas al castillo de Dénia».