La empresa del golf de Pego fija el comienzo de las obras del complejo deportivo para 2021

Zona donde la mercantil pretende ubicar el nuevo campo de golf. / B. O.
Zona donde la mercantil pretende ubicar el nuevo campo de golf. / B. O.

La mercantil ha iniciado los contactos con los más de 300 propietarios para llevar a cabo la redacción del proyecto de reparcelación

B. ORTOLÀPEGO.

Las obras del Pego-Golf arrancarán a finales del próximo año o inicios del 2021. Así lo confirmaron ayer fuentes de la empresa al cargo del proyecto. Según explicaron, la mercantil ya trabaja en la recopilación de datos de los propietarios de las diferentes parcelas de la zona para conseguir redactar el proyecto de la reparcelación, que posteriormente deberá aprobar el consistorio.

Hace unos días la empresa envió una carta a los dueños de las tierras, un total de 113, para comunicarles que iba a abrir una oficina (lo hizo ayer por la tarde por primera vez), los martes y jueves de 16 a 19.30 horas, para atender todas las consultas y recabar toda la información necesaria. El objetivo es conocer cuáles son las intenciones de cada uno de ellos.

A grandes rasgos, explicaron desde la mercantil, tienen la posibilidad de participar en el proyecto invirtiendo y cediendo la parte correspondiente para poder realizar la reparcelación; u optar por la venta de sus terrenos. De momento, señalaron, hay diversidad de intenciones, los hay que en un primer momento deciden mantener sus tierras, pero al comprobar que tras reparcelar, su propiedad se reduce, «incluso a veces a poco más de 40 metros», deciden vender.

Pese a que la mercantil tienen la intención de finalizar el recuento «cuanto antes», reconocieron que se trata de un proceso costoso. «Son muchas propiedades, que en ocasiones sus dueños han fallecido, por lo que los herederos deben recopilar toda la información y documentación necesaria para confirmar que es suyo», comentaron.

Otro de los problemas, indicaron, es que en muchas veces el tamaño de las parcelas que aparece en dichos documentos no coincide con los del catastro. Por lo que las tramitaciones aquí se dilatan en el tiempo. A ello hay que sumar que, a la hora de redactar el plan de urbanización, «debe readaptarse a la ley, puesto que el que estaba hecho ha quedado anticuado».

Una vez finalizada esta fase, apuntaron, se procederá a el proceso de reparcelación, que también auguran que será un proceso lento: «Esperamos tenerlo finalizado a finales del 2020 y poder empezar a hacer la infraestructura».

Respecto a la actuación, remarcaron que no se ha renunciado a ninguna parte. De hecho, recordaron que han optado por construir en una primera fase el campo de golf, el hotel y la casa club; a modo de reclamo para la posterior construcción y venta de las viviendas que también están proyectadas.

En esta ronda de contactos iniciada hace escasas semanas, también se incluye al Ayuntamiento de Pego. Según la concejal de Urbanismo, Laura Castellà, el ejecutivo está al corriente de los pasos que va dando en cada momento la mercantil. «Ya nos habían informado de que iban a abrir una oficina en el municipio para contactar con los vecinos afectados». Recordó además que se trata de «un asunto exclusivamente de la empresa, nosotros no tenemos nada que ver».

Desde el equipo de gobierno volvieron a reafirmar su postura, positiva, respecto a la actuación, «se trata de una oportunidad para cambiar el modelo económico, ya que desde las instituciones, como la Generalitat, no han sabido dar solución a los problemas del sector agrícola durante todos estos años».

Más