La Diputación renuncia a asfaltar varias calles de Benialí para acabar las obras

Una de las calles de Benialí que ha quedado por rehabilitar. / B. Ortolà
Una de las calles de Benialí que ha quedado por rehabilitar. / B. Ortolà

Los técnicos de la corporación provincial se reúnen hoy para ajustar la actuación al presupuesto con el que el proyecto se licitó

B. O. VALL DE GALLINERA.

El proyecto de rehabilitación de las calles de Benialí, en la Vall de Gallinera, no se finalizará al 100%. Desde la Diputación de Alicante reconocieron ayer que algunos de los viales quedarán por asfaltar. Se trata una medida con la que pretenden «ajustarse al presupuesto por el que se licitaron las obras, para no tener que realizar un modificado del proyecto».

Según indicaron desde el estamento provincial, hace unos meses se comunicó al gobierno de la Gallinera que la empresa había informado de que «habían surgido imprevistos durante la ejecución de la obra, por lo que no se podía cumplir con toda la obra sin aumentar el presupuesto». Aseguraron que también «hubo algunas demandas por parte del ejecutivo de la Vall que no estaban en el proyecto y se aceptaron».

Fue entonces cuando se decidió parar los trabajos «para estudiar las posibilidades de encajar los trabajos con el dinero licitado». Finalmente se optó por renunciar a algunas actuaciones. Se comunicó al alcalde de la Gallinera y éste trasladó al pleno la situación. Allí votaron por unanimidad aceptar parcialmente la oferta de Diputación y exigir al gobierno provincial que finalice las actuaciones ya iniciadas, «arreglando todo aquello que esté mal hecho». Ambas partes acordaron que dos de las vías de la localidad, una de ellas la de la carretera que atraviesa a la población, quedarán por asfaltar.

Desde la Diputación indicaron que los técnicos ya trabajan para ajustar los trabajos al presupuesto, «hay que estudiar como se hace administrativamente. De hecho, hoy celebrarán una reunión «para encontrar la mejor solución». Una vez se determine, matizaron, se retomarán las obras.

El objetivo «primordial» es la finalización «cuanto antes» de la rehabilitación. Por ello los técnicos quieren evitar la opción del modificado del proyecto, puesto que «se demoraría todo mucho más tiempo y no queremos que eso pase».

Confianza

A pesar de que la empresa dejó de trabajar en Benialí el pasado mes de diciembre, desde la Diputación confían en que «reanudarán sin problemas la obra y dejarán las calles en perfecto estado». Aunque no pudieron fijar plazos, «esperamos que se reincorporen pronto».

Aseguraron además que la intervención en Benialí «siempre ha sido muy importante para nosotros y desde que empezaron a surgir los problemas siempre hemos intentado darles solución, con reuniones con los técnicos, con la empresa y también con el ejecutivo de la Gallinera». Aunque matizan que estos últimos «no han sido tan receptivos como se esperaba».