Dénia sigue a la espera de la respuesta del Vaticano sobre la beatificación del Pare Pere

Momento en el que la imagen de la Santíssima Sang llega a la Glorieta, con el público que esperaba al fondo para mostrar su devoción al patrón. / Tino Calvo
Momento en el que la imagen de la Santíssima Sang llega a la Glorieta, con el público que esperaba al fondo para mostrar su devoción al patrón. / Tino Calvo

Feligreses y cofrades celebran con fervor el día de la Santíssima Sang con una misa y la procesión con la imagen del patrón hasta el convento

K. CARRIÓDÉNIA.

La beatificación del Pare Pere está resultando ser un proceso complicado y largo para los dianenses. Los feligreses siguen como hace un año, cuando Roma argumentaba que sería necesario demostrar un milagro reciente para poder acceder al siguiente paso. Javier Calvo, doctor en historia y encargado de la redacción del texto presentado al Vaticano, aseguró que «el proceso es lento, pero lo importante es que Roma tiene ya el borrador». Ahora siguen a la espera de una respuesta.

Las complicaciones se deben a que no es sencillo encontrar un milagro del fraile después del ocurrido en 1633, con el reparto de pan bendecido. Según comentó el historiador, desde Roma contestarán con cuales son las necesidades para elaborar un texto definitivo, que se tendría que enviar de nuevo. Calvo explicó que el siguiente paso sería que «un relator comprobase el texto y lo pasara a otra comisión para que lo evalúe».

En cuanto a la evolución del proceso, el Pare Pere es considerado hoy día 'siervo de Dios' y si consigue el siguiente nivel pasaría a ser 'venerable'. Los dos restantes son 'beato' y, finalmente, 'santo'. Por el momento, los feligreses deberán esperar a que la Iglesia tome una decisión antes de continuar en el proceso que empezó en el año 1984. Pero no es hasta 2006 cuando, a instancias de la Cofradías de la Santíssima Sang, se presenta el formulario oficial.

Por otro lado, se celebró ayer a medio día la misa en honor al patrón en la iglesia de la Asunción, donde también se hizo referencia la beatificación del fraile. El templo estuvo repleto de feligreses.

En la ceremonia religiosa más importante de la Festa Major, la «memoria y el amor» protagonizaron el discurso de entrada. Vicente Martí, secretario de la Cofradía, abrió el acto con un discurso en honor a la Santíssima Sang y agradeciendo la presencia de todos los sacerdotes invitados. Más de 15 acudieron a la cita. El presidente y la camarera participaron en el oficio. Era su último día en el cargo aunque, a diferencia de otros años, no se nombraron a sus sucesores tras la ceremonia. La misa finalizó con el reparto del pan bendito por parte de las mayoralesas y los mayorales.

María Mut fue la única representante de la Corporación municipal en el acto, no hubo nadie del equipo de gobierno. Quienes sí asistieron fueron Alejandro Sánchez, inspector jefe de la Policía Nacional de Dénia; Alfonso Cid, comisario provincial de Alicante; y José Martínez Espasa, comisario de la Policía Local.

Por la tarde, se celebró un segundo oficio religioso en la iglesia de la Asunción, al que sucedió la procesión en honor a la Santíssima Sang. La imagen recorrió las calles de Dénia. Numerosos feligreses mostraron su fervor al patrón y algunos le acompañaron en el recorrido ante la atenta mirada de devotos y turistas. Fue una procesión que, como se describió durante el oficio de mediodía, simbolizaba «un trayecto para recordar el sacrificio de Cristo y mantener la memoria de la Santíssima Sang». La imagen partió desde la plaza de la Constitución, rodeó la Glorieta y atravesó la calle Pare Pere para encarar la plaza Valgamedios. La marcha finalizó al llegar a la calle Loreto, justo dentro del convento de las Agustinas. Allí se depositó la talla junto al retablo recién restaurado, que esperaba reunirse con la imagen del patrón.

Al finalizar la procesión, tras el cierre de las actividades religiosas, numerosas personas acudieron a la calle La Vía para escuchar el concierto de la Agrupació Artística Musical de Dénia en honor a la Santíssima Sang. El público disfrutó de la música y del final de un día cargado de sentimiento religioso por las calles de Dénia. Una jornada de la Festa Major de Dénia en la que el deporte y los bous a la mar compartieron protagonismo con el fervor que sintieron la Cofradía y los devotos en el día del patrón.