Dénia y Els Poblets verterán 1.000 m3 de canto rodado en el Girona para evitar que entren algas

La zona de la desembocadura del río Girona, ayer, con restos de posidonia. / B. O.
La zona de la desembocadura del río Girona, ayer, con restos de posidonia. / B. O.

La barrera, que acaba de iniciarse, tendrá un metro de altura, estará lista en dos semanas y pondrá fin a los malos olores que provoca la putrefacción de la posidonia

R. GONZÁLEZDÉNIA.

Los trabajos de construcción de una barrera en la desembocadura del río Girona comenzaron ayer. Los Ayuntamientos de Dénia y Els Poblets están llevando a cabo esta esperada actuación para evitar la entrada de posidonia en el último tramo del cauce, junto a la zona en la que conecta con el mar, ya que cuando se retira el agua se pudren las algas y provocan malos olores. Está previsto que en total se depositen 1.000 metros cúbicos de canto rodado para levantar esa especie de murete que ponga fin al problema.

El primer paso está siendo desbrozar la zona para hacer el camino por el que la maquinaria accederá al lecho del Girona para extraer la grava. Luego este materia se utilizará para levantar la barrera en la desembocadura. El concejal de Playas de Dénia, Pepe Doménech, explicó que el proyecto contempla habilitar una especie de muro de «un metro de altura» que impida el acceso de la posidonia al cauce.

No presentará las mismas dimensiones en todo su recorrido. Según comentó el edil, se va a dejar una parte más baja, que solo se elevará unos 50 centímetros y que estará junto al margen que linda con el término municipal de Els Poblets. El objetivo de esta zona más rebajada es facilitar que pueda desaguar al mar en caso de que se produzcan fuertes lluvias.

La actuación tiene un coste de 25.000 euros, que sufragarán a partes iguales ambos ayuntamientos

La otra parte del proyecto consistirá en la retirada de todas las algas que hay en esa franja de la desembocadura y que han entrado al cauce. Una labor que, según indicó el concejal, acometerá el consistorio dianense.

En principio, está previsto que la actuación finalice en un plazo de dos semanas. El coste de los trabajos asciende a 25.000 euros, un montante que sufragarán a partes iguales los dos ayuntamientos implicados. Estas obras cuentan, además, con el visto bueno de la Confederación Hidrográfica del Júcar, ya que afectan a un ámbito de su competencia.

Pepe Doménech remarcó que esta especie de muro está pensado para que no entren las algas en el lecho y que después provoquen malos olores tras el proceso de putrefacción. Según señaló, se trata de una medida de «prueba» y que una vez lleguen los temporales se podrá ver cómo funciona. En caso de que resulte insuficiente para atajar el problema, «se buscarán otras alternativas», añadió.

No obstante, reconoció que en caso de fuertes temporales resultará complicado que la barrera salga indemne, pero se podrá arreglar. Además, comentó que el problemas de las algas en este punto se debe a la escollera de la parte sur, pero que los proyectos de regeneración previstos por Costas no en el litoral de Dénia no contemplan medidas para afrontar y poner fin a lo que allí ocurre.

Poner fin al problema

Por su parte, la alcaldesa de Els Poblets, Carolina Vives, se mostró ilusionada con esta actuación que se empezó ayer y que surgió a raíz de un encuentro que los representantes municipales de ambas localidades mantuvieron con la delegación del Gobierno, la Confederación Hidrográfica del Júcar y el servicio provincial de Costas. La munícipe hizo hincapié en la importancia de acometer esta medida que permita poner fin a una situación que afecta a los vecinos ya que «cuando el río se seca, las algas se pudren y el olor es insoportable».

Asimismo, comentó que el hecho de haber esperado hasta este momento, una vez iniciado septiembre, para proceder a construir esa barrera de canto rodado respondía a que querían dejar pasar la temporada alta estival para «no molestar a los bañistas». El hecho de utilizar grava procedente del cauce del propio Girona conlleva tener que remover el lecho y eso se traducirá en que el agua se enturbiará y llegará poco clara a la playa.

Por otra parte, una delegación de Dénia tiene previsto reunirse el jueves en Alicante con la jefa Costas, Rosa de los Ríos, para que les explique los proyectos de regeneración del litoral de la capital comarcal. El alcalde aprovechará para pedir una cita para que la jefa del servicio provincial acuda a la ciudad para dar detalles de estas actuaciones a los representantes de la oposición, que así lo habían solicitado. Otras cuestiones que se abordarán en Alicante serán el acceso solicitado para la calle Mar Jónica y si se va a regenerar este mes Blay Beach.