Dénia se engalana para vivir la Festa Major

Imagen de los actos de bous a la mar celebrados en Dénia en los años 20. / Arxiu municipal Dénia
Imagen de los actos de bous a la mar celebrados en Dénia en los años 20. / Arxiu municipal Dénia

Vecinos y turistas se desplazan estos días a la capital comarcal para pisar la tierra del Pare Pere y disfrutar de los bous a la mar

KEVIN CARRIÓDÉNIA.

La ciudad amanecerá hoy de forma distinta para anunciar el comienzo a la Festa Major. Un año más, arrancará con los quintos que repartirán el programa de los festejos en honor a la Santíssima Sang que se celebrarán has ta el 14 de julio. Será el momento más esperado con la celebración de los bous a la mar, (Fiesta de interés Turístico Nacional desde 1993), el desfile de carrozas, y los actos religiosos en honor a la Santíssima Sang. Pero, ¿de dónde vienen estas tradiciones?

El origen de la Festa Major de Dénia se remonta a finales del S. XVI y se localiza en la calle Loreto. En 1587, se fundó la Cofradía de la Santíssima Sang. Durante años se formalizaron sus actividades religiosas hasta que en 1633, el dianense Fray Pere Esteve consolidaría lo que hoy conocemos como la Festa Major en honor a la Santíssima Sang. En ese año, gran parte de la población dianense padeció el cólera y Fray Pere, el 'Pare Pere', organiza una festividad para repartir pan bendecido a los vecinos y curar así sus dolencias. Acto que ha perdurado en los siglos posteriores hasta hoy gracias a la Cofradía de Santíssima Sang que cada año reparte el pan en la misa que se celebra en honor al patrón.

Y, por supuesto, no se entienden estas celebraciones sin los bous a la mar. Esta fiesta tiene su origen en 1926 cuando un grupo de pescadores del barrio de Baix la Mar pide permiso al gobernador civil de Alicante para celebrar una fiesta por su patrón, San Pedro. Se organiza una corrida un «tanto especial»; el 30 de junio del mismo año se celebra la primera entrada de toros hasta una plaza construida en les Drassanes. Desde entonces, la fiesta ha mantenido la esencia de lo que en 1926 se propuso. Es más, debido a su repercusión en 1993 fue declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional.

A los festejos taurinos, se unieron también después los falleros, que hoy son un factor clave en la fiesta de Dénia. De hecho, en el libro del ensayista y experto fallero Josep Joan Coll, 'La Batalla de les Flors a Dénia 1929-1963', se describe la carroza pionera en salir por las calles de la ciudad.

Carrozas

Es en 1929 cuando la primera carroza fallera aparece en un desfile. Así, según el documento, la carroza de Baix la Mar sufre un ataque por discrepancias ideológicas. Este acontecimiento fue el precursor del desfile de carrozas en el cual, a partir de 1931, se iran sumando más comisionesfalleras.

La fiesta valenciana es una de principales protagonistas de los actos de julio en Dénia pues se celebra el Día del Fallero y el último sábado de los festejos, el desfile de carrozas, que reúne a miles de personas en la calle Campos.

También hay un elemento esencial que caracteriza las costumbres dianenses. La pólvora y los fuegos artificiales son imperativos en las celebraciones. La mascletà y los castillos llevan años en la ciudad siendo un evento clave. El correfoc, donde la calle Marqués de Campo se convierte en un espectáculo de luces, sátira y disfraces.

Los más jóvenes han tenido participación y por eso los quintos se han convertido en un elemento indispensable en la Fiesta Mayor. Disfrutan de un espacio propio, donde preparar actividades para hacer partícipe a la población.

Así, con una Dénia totalmente diferente a la de invierno, otoño y primavera, hoy está previsto que a las 13 horas, se dispare el chupinazo que dará el golpe de entrada a una nueva edición de las fiestas. A las 19 horas será la primera de las tres entradas de bous, que recorrerán la calle Campos y Explanada Cervantes hasta llegar a la plaza de toros, situada en el recinto portuario.

Pero lo que está claro es que la historia de la Festa Major se escribe año a año. La letra y música la ponen sus protagonistas y las gentes de Dénia, comarca y turistas, que esperan 12 meses para poner los pies en la tierra del Pare Pere, los bous a la mar y los marineros.